“Fútbol y política no se mezclan”. No debe oración más falaz que esa en todo lo que genera del deporte rey en las sociedades, teniendo un nuevo capítulo al respecto hoy a partir de las 16:00 horas en el Estadio 974, donde Suiza y Serbia se jugarán más que un partido de fútbol en el Mundial de Qatar 2022.

Desde el momento que ambos combinados integraron el grupo G junto a Brasil y Camerún se destacó lo que sería este duelo, sobre todo considerando lo que pasó en Rusia 2018 cuando se enfrentaron y toda la inyección histórica que hay producto de la Guerra de los Balcanes.

El 22 de junio de 2018 suizos y serbios se enfrentaron en el Estadio de Kaliningrado, en lo que terminó siendo un triunfo de 2-1 para los helvéticos gracias a los tantos de Granit Xhaka y uno en la agonía de Xherdan Shaqiri, mientras que el descuento serbio lo anotó Aleksandar Mitrović. El triunfo en esa fecha 2 del Grupo E a la larga fue clave para que Suiza avance a octavos de final y Serbia se despidiera del mundial.

Pero más allá del resultado, lo que quedó en la memoria de los hinchas que presenciaron ese partidazo fueron los festejos de Xhaka y Shaqiri al momento de convertir, ya que con sus manos formaron el águila de Albania, lo que generó un enfrentamiento diplomático y sanciones económicas.

Xhaka nació en Basilea, pero es hijo de un kosovar que estuvo preso durante el gobierno de Slobodan Milošević por cerca de cuatro años antes de encontrar exilio en Suiza. Shaqiri por su parte fue refugiado nacido en Kosovo y en ese duelo en Rusia 2018 llevó los colores de la bandera de Kosovo en uno de sus zapatos, y de la Suiza en la otra. Ambos jugadores tienen familia lbano-kosovares e incluso el hermano de Xhaka es internacional por Albania.

Serbia en este Mundial de Qatar 2022 no se ha quedado atrás a la hora de los simbolismos, ya que en la previa de su duelo ante Camerún pusieron en el camarín una bandera con el mapa de Kosovo y la los colores de la bandera serbia encima, esto con el mensaje de “no nos rendimos”. El Comité de Disciplina de la FIFA abrió un expediente para evaluar posibles sanciones.

Kosovo, que se declaró independiente el 17 de febrero del 2008, todavía no es reconocido como un Estado independiente por algunos países. Y claro, Serbia es uno de ellos.

Suiza, Serbia y el conflicto con Kosovo

Kosovo formaba parte de la extinta Yugoslavia, por lo que curiosamente Shaquiri y Xhaka también pudieron haber jugado para Serbia al tener un nexo directo con ese territorio. Al final, optaron por defender los colores suizos.

La Guerra de los Balcanes entre 1991 y 2001 fue uno de los detonantes para que no solo Kosovo reclamara su independencia, sino que también el resto de repúblicas yugoslavas. Así fue como nacieron los Estados de Bosnia y Herzegovina, Croacia, Montenegro, Macedonia del Norte, Serbia y Eslovenia.

Hoy se escribirá un nuevo capítulo con protagonistas que se repiten a cuatro años de Rusia 2018. La historia volverá a poner a Granit Xhaka y Xherdan Shaqiri ante Serbia, ya que ambos jugadores están entre los nominados del entrenador Murat Yakin.

En lo deportivo Suiza marcha segundo del Grupo G con tres puntos, mientras que Serbia es segundo con una unidad y con mejor diferencia de gol de Camerún. Será una final, ya que el vencedor tendrá casi asegurado su lugar en los octavos de final, aunque el empate tampoco es malo para el combinado helvético. Promesa de buen fútbol a partir de las 16:00 horas en el Estadio 974.

Descarga la app de RedGol y sigue toda la información del Mundial Qatar 2022 al instante en https:\/\/bit.ly/RG-app22.