Las caras de Lionel Messi y Neymar en el estadio Neo Química Arena de Sao Paulo lo dicen todo en medio del bochorno y papelón suscitado tras el inicio del partido entre Brasil y Argentina por la sexta fecha de las eliminatorias a Qatar 2022, duelo que estaba pendiente desde marzo.

A las autoridades sanitarias locales no se les ocurrió nada mejor que esperar el pitazo inicial para ingresar a la cancha exigiendo la salida de cuatro jugadores argentinos. El duelo se suspendió.

Entremedio, las caras de Ney y Messi buscando una explicación fueron evidentes. El papelón fue de proporciones y los ánimos pudieron calentarse, pero La Pulga y el astro brasileño fueron compañeros en el Barcelona, son amigos y actualmente vuelven a compartir en el Paris Saint-Germain.

Así fue como Neymar acompañó casi en todo momento a Messi, que dejó la cancha junto a sus compañeros para regresar al terreno de juego sin camiseta y con una pechera.

La Pulga intentó negociar con los agentes de Gobierno de Brasil, además de realizar un cónclave sobre el césped  con el mismo Neymar y los técnicos Lionel Scaloni y Tite.

Messi y Neymar, dos amigo que este domingo debían ser rivales y terminaron dejando para la posteridad una postal de sorpresa e incertidumbre. El papelón es mundial y seguramente sumará más capítulos sabrosos a la hora de reprogramar y fijar u obviar sanciones.