El Celtic se alzó como campeon de la Premiership escocesa, luego de vencer por 2-0 al Heart, en su visita q Edimburgo. El cuadro de Glasgow consiguió con esto su undécimo título en doce años, y el 53 de su historia, quedando a solamente dos trofeos de su archirrival, el Rangers.

El japones Kyogo Furuhashi abrió la cuenta para el campeón a los 67 minutos, mientras que el surcoreano Oh Hyeon-gyu alargó el marcador a los 80, desatando la euforia entre la minoría visitante presente en el Tynecastle Park.

 

Los nombres de los anotadores en este partido no son casualidad. El equipo ha sido llamado “el más asiático de Europa”, ya que entre sus figuras hay seis jugadores del Lejano Oriente: los japoneses Koboyashi, Iwata, Hatate, Maeda, Furuhashi y el surcoreano Huyn-Guy Oh han. Esto se debe a que su técnico, el australiano-griego Postecoglu es una leyenda en el fútbol de Oceanía y Asia y ha importado a Escocia a varios de sus ex dirigidos.

A falta de cuatro partidos, el equipo de Glasgow ya celebra. Eso se debe a los quince puntos que lo separan del Rangers, equipo que venció en esta misma fecha al Aberdeen.

El Celtic aún puede ir por la superación de su récord de 106 puntos en una temporada (logrado el 2017). Hasta el momento, suma 95 unidades, por lo que, de ganar todos sus encuentros restantes, podría llegar a 107.