La última semifinal de la UEFA Nations League regaló uno de los grandes partidos del año en el que Francia se impuso 3-2 a Bélgica para anotarse en el partido decisivo por el título de la segunda edición de esta competición de selecciones. España, que dio el golpe ante Italia, será su rival este domingo.

Los diablos rojos tuvieron un enorme primer tiempo en el que sacaron una ventaja que parecía iba a encaminar un triunfo contundente y sobre el final de la etapa inicial dieron dos golpes importantes. El primero llegó por medio de Yannick Ferreira Carrasco, quien se metió en el área, y remató pegado al primer palo para mandarla a guardar al minuto 37.

No terminaban los galos de sacarse de encima ese mazazo cuando llegó el segundo por medio de Romelu Lukaku. El goleador del Chelsea dejó correr un gran pase filtrado de Kevin de Bruyne y cuando tuvo un pequeño espacio soltó un auténtico cañonazo que dejó sin reacción alguna a Hugo Lloris.

Pero llegó la increíble respuesta de los campeones del mundo con un segundo tiempo de ensueño con la dupla de Kylian Mbappé y Karim Benzema con el del Real Madrid poniendo el descuento al 62' a pase del del PSG y al 69' se igualó con el joven delantero marcando de penal, aún con el recuerdo fresco de su fallo en la Eurocopa ante Suiza.

Los últimos minutos fueron una locura absoluta. Bélgica parecía llevarselo por medio de Lukuaku pero su anotación fue anulada por fuera de juego, luego Paul Pogba metió un tiro libre en el palo y cuando se acercaba la prórroga, Theo Hernández anotó el 3-2 con un zurdazo antológico en solitario que cerró uno de los partidos del año.