Leonardo Gil se ha convertido en la principal figura del nuevo Colo Colo, que ya ganó la Copa Chile y marcha como sólido líder del Campeonato Nacional. El argentino con pasaporte chileno ha dejado huella rápidamente en el Cacique y se ganó el cariño de la hinchada.

Sin embargo, su futuro podría estar en otro lugar muy lejos de Macul. Es que Al-Ittihad de Arabia Saudita no está dispuesto a ceder a préstamo al Colorado por una nueva temporada, y exige que se abone lo necesario para la compra de su pase.

¿De cuánto estamos hablando? Según TNT Sports, nada menos que dos millones de dólares, cifra superior a la que pagó el elenco árabe a Rosario Central en 2019 por el mediocampista (US$ 1,8 millones) y que hoy no está al alcance de Colo Colo.

El cuadro albo apostó por Gil, aunque ha contado con la colaboración de Al-Ittihad, que se hace cargo del 50 por ciento de las remuneraciones del jugador. El volante llegó en marzo con un acuerdo por el primer semestre, que luego se extendió hasta diciembre.

La permanencia de Gil en el plantel es uno de los requerimientos de Gustavo Quinteros en la planificación de la próxima temporada, en especial porque se trata de un jugador que aporta jerarquía internacional al joven plantel de Colo Colo.

Queda por ver si Blanco y Negro encuentra los recursos o bien llega a un nuevo acuerdo para que el mediocampista permanezca en el estadio Monumental, más allá de la decisión del propio jugador, que fue clave para que en su minuto llegara a Chile.