Aunque viven el mejor momento de los últimos años, no faltan los hinchas de Colo Colo que ven con sorpresa el positivo presente en Deportes La Serena de Leonardo Valencia, quien llegó en 2020 al Cacique y nunca pudo rendir a la altura de sus expectativas.

El mediapunta de 30 años fue, junto a Nicolás Blandi, el fuerte de la gran inversión hecha por Blanco y Negro antes de la debacle del año pasado. Llegó con Mario Salas y luego pasó por Gualberto Jara y Gustavo Quinteros, con quien perdió todo protagonismo.

Entre medio, Colo Colo había negociado su despido, en medio de una severa crisis económica. Pero no pudo pagar más de 450 millones de pesos en indemnización y el jugador quedó virtualmente congelado en la plantilla del cuadro popular.

Al final jugó sólo 48 minutos en cinco partidos, casi nada. Pero Valencia tenía la posibilidad de cambiar de club por reglamento y se fue a préstamo. La Serena paga parte de su sueldo y el jugador ha mejorado consistentemente: cuatro goles en nueve partidos.

Pero en Colo Colo dejaron la puerta cerrada. Del lado de la dirigencia sienten que Valencia cumplió su ciclo y no funcionó. Y que a su intermitencia en la cancha suma una denuncia por violencia intrafamiliar, que en su minuto copó páginas deportivas y policiales.

Por esto, esperan que La Serena negocie para quedarse con el jugador en su último año de contrato con el Cacique. El vínculo se firmó hasta diciembre de 2022 y en Colo Colo están llanos a negociar para terminar de la mejor manera.