Un duelo lleno de emociones se vivió en la final de la liguilla por el ascenso entre, Deportes Iquique y Santiago Wanderers, jugado en el estadio Tierra de Campeones, donde los dueños de casa consiguieron el regreso a Primera División luego de los lanzamientos de penal.

Luego del 3-3 en el encuentro, vino la definición desde los doce pasos, donde fue el portero Daniel Castillo quien se transformó en el gran héroe de Iquique para festejar el ascenso.

El meta fue clave en la victoria de los dragones, además que, en los lanzamientos penales, que fueron de infarto, fue protagonista tapando un tiro, además que tres impactaron en los palos.

Una situación que el portero ya había adelantado a sus compañeros en la charla previa, donde les pidió dejar todo porque estaba seguro de que iba a atajar los penales.

Lo sabía

Fue en conversación con TNT Sports, donde el meta, quien festejó con su querida hija en brazos, que aseguró la confianza que se tenía para subir a Primera División.

“Dije que, cuando quedamos con nueve, peleamos a muerte y que en los penales iba atajar uno o dos, gracias a Dios todo salió. Todo estaba destinado, este año era mío, yo feliz por todo lo que estoy pasando, gracias a mi hija estoy donde estoy y lo que vivo es inexplicable”, comentó el portero.

Lo de los penales fue clave, tanto así que vivió un momento con un rival en la cancha: “Se lo dije a Carlos Muñoz, que siempre patea donde fui, y me dijo que si le pegaba ahí se lo atajaba”.

Pese a todo, asegura que el ascenso fue de mucho esfuerzo y que fue un trabajo de todo el equipo y, con mayor razón, es que iba dedicado a la gente.

“Tuvimos para que el ascenso fuera directo, pero perdimos muchos puntos de local, pero quizás estábamos destinados a sufrir para mostrar la garra de Iquique y que la gente disfrute”, finalizó.

Toda la actualidad del fútbol chileno e internacional en la palma de tu mano. Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News.