Santiago Wanderers confirmó a Victor Rivero como nuevo director técnico del primer equipo, luego de la renuncia de Ronald Fuentes, cuyo paso fue amargo y para el olvido, perdiendo todos los partidos que disputó en las primeras jornadas del campeonato y dejando al equipo hundido en el fondo de la tabla.

La escuadra de Valparaíso tuvo un arranque de temporada del terror, y con seis fechas jugadas (tuvo una libre) es colista con cero unidades tras haber caído ante Unión Española, La Calera, Cobresal, Ñublense, Universidad de Chile y Melipilla.

Rivero, otrora estartega de San Luis, Cobreloa y Unión La Calera, asumió el pasado jueve el duro desafío de intentar sacar a los Caturros del fondo y enmendar el rumbo, objetivo para el que tiene una receta que apunta más a lo mental y emotivo que a lo netamente futbolístico:

"En este momento nadie da un peso por nosotros (Santiago Wanderers) y en esa situación uno empieza a jugar por el orgullo propio y de la camiseta. Creo que ahí es donde tiene que aparecer la otra parte del jugador, el hombre", explicó.

El DT agregó que "estoy muy contento y feliz de asumir este difícil desafío porque creemos que hay material humano para dar vuelta los malos resultados que hemos obtenidos".

Víctor Rivero también se dio el tiempo de comentar cómo el plantel ha vivido el duro proceso de derrotas y la posterior renuncia de Fuentes:

"Sabemos que no han sido días fáciles por la salida de Ronald (Fuentes) y por no poder sumar puntos. El equipo está golpeado, pero con el ánimo de salir de esta situación. El jugador tiene muchos sentimientos encontrados con lo que ha pasado", reveló.

Por lo pronto, y con nuevo director técnico confirmado y ya al mando de las riendas del equipo, Wanderers se prepara para recibir a O'Higgins de Rancagua el próximo sábado 22 de mayo a las 18:00 horas en el Estadio Elías Figueroa Brander, en el marco de la octava fecha del campeonato nacional.

 

"Dalcio (Giovagnoli) tiene una forma de juego que lo caracteriza, por lo que estamos al tanto de la forma de jugar de O’Higgins. Es un equipo que viene golpeado tras no poder sumar para llegar a lo más alto", cerró Rivero con gran ilusión.