El fútbol chileno huele mal y entra en una crisis de consideración en medio de suspensiones y duelos programados sin público por castigos relacionados a actos de violencia o por decisión de las autoridades. Pareciera que a estas alturas el país está incapacitado en todas sus formas para desarrollar y disfrutar de un partido, lo que tiene en jaque a la actividad.

Colo Colo deberá visitar a Coquimbo Unido con la opción de ser campeón y los hinchas albos no tienen derecho a asistir al duelo. Universidad de Chile no pudo recibir a Unión Española en Copa Chile por determinación de la Delegación Presidencial de Valparaíso, Carabineros y Estadio Seguro. Y el Calvo y Bascuñán mantuvo sus puertas cerradas para el partido entre Antofagasta y Palestino en medio del quiebre de Los Pumas con la municipalidad nortina por temas de deudas.

En RedGol en La Clave, el conductor Rodrigo Herrera disparó muy molesto: “el fútbol está secuestrado por la violencia y también por la incompetencia. No hay estadio más seguro que el donde no se juegan partidos, no hay Delegación Presidencial con menos problemas que cuando se suspenden a rajatabla los eventos masivos, no hay policía con más seguridad que la que no sale del cuartel”.

El rostro de la casa agregó que “ninguna de estas instituciones están para hacer el chiste de don Otto, existen con la misión de tener un plan para evitar la violencia con voluntad para hacerlo, y policías dispuestos a poner orden donde hace falta de acuerdo a los protocolos que ellos mismos escriben. Y qué gran responsabilidad tienen nuestros dirigentes de clubes y de la ANFP. Lo han hecho tan mal, tan pésimo en el control sobre estos grupos, y en la responsabilidad sobre los mismos, que ya carecen de credibilidad. Lo que digan lo hacen desde un papel de actor secundario. Ni manija política le va quedando”.

Así las cosas, el irónico análisis de Rod Herrera apunta a “¿qué podemos esperar entonces? No es halagüeño lo que viene… que la programación la hagan en la comisaría entonces, que las entradas las venda la Delegación Presidencial y que Estadio Seguro se ponga con un puesto de sánguches, porque hasta el minuto sin aportar nada, todos estos estamentos no entregan las soluciones al conflicto y la respuesta es siempre un no a todo, un no cada vez más absoluto que termina lesionando el legítimo derecho del hincha a ir a un espectáculo del fútbol siendo gente de bien”.

Rodrigo Herrera sentenció que “los de bien siempre quedan al medio y son víctimas de la incapacidad del resto, es la gente de bien amenazada por los violentos y la inoperancia de las autoridades”.