Un elemento clave para determinar las sanciones por el Clásico Universitario dio a conocer el árbitro del partido, Francisco Gilabert, luego de hacer público el informe del partido entre Universidad de Chile y Universidad Católica, que fue suspendido por hechos de violencia.

El juez del compromiso detalló en su informe, disponible en la página del Campeonato Nacional, el informe de lo ocurrido en el estadio Ester Roa Rebolledo de Concepción.

 

"Cuando se jugaba el minuto 31 del partido se produce una serie de detonaciones de fuegos de artificio y bombas de ruido lanzadas desde la tribuna oficial del estadio y que cayeron al perímetro del terreno de juego, en el sector donde se ubican los cuerpo técnicos profesionales de la transmisión oficial y cuarto árbitro", comenzó explicando.

"Dichas detonaciones provocaron traumas auditivos en el cuarto árbitro y también en uno de los camarógrafos de la transmisión oficial. Frente a dicha situación me vi en la obligación de detener el juego para que el personal médico asistiera al cuarto árbitro y al camarógrafo, instruyendo por mi parte que el equipo arbitral se retirara hacia los camarines, momento en el cual continuaban las detonaciones y el lanzamiento de al menos cuatro bengalas", añadió.

En ese sentido, detalla también la reunión de emergencia que tuvo lugar en el sector norte del estadio en Concepción, donde, tras analizar la situación, se puso fin al compromiso.

"Luego, en el sector de camarines se desarrollo un comité de crisis en conjunto con las autoridades policiales, de gobierno local, representantes de Estadio Seguro y gerente de ligas profesionales, donde se realizó una evaluación completa de la situación, llegándose a la determinación por parte de la autoridad administrativa de que el partido debía suspenderse toda vez que no se reunían las condiciones de seguridad para que la actividad pudiera continuar desarrollándose en forma normal y sin riesgo para las personas en general", enfatizó.

 

Si bien la ANFP va reprogramar el partido a puertas cerradas, este informe será fundamental para los castigos que determine el Tribunal de Disciplina, que pueden llegar hasta cinco fechas de local sin sus hinchas.