La Roja femenina le puso punto final a su agridulce participación en Santiago 2023. Dulce porque obtuvieron una más que merecida medalla de plata, pero agria por todas las polémicas que tuvieron que soportar.

1-0 cayeron las guerreras chilenas ante México, con la delantera María José Urrutia al arco, en la final de los Juegos Panamericanos. E inmediatamente después emitieron un feroz comunicado para aclarar varios puntos.

Una vez se materializó la derrota por la cuenta mínima en el Estadio Elías Figueroa de Valparaíso las cuentas de Instagram de varias seleccionadas, incluyendo las que estaban envueltas en controversias, tenían un mensaje fuerte y claro.

“Como seleccionadas de fútbol femenino en los Juegos Panamericanos Santiago 2023, apoyamos y respaldamos a nuestras compañeras Karen Araya, Camila Saéz, Antonia Canales y Christiane Endler, quienes regresaron a sus respectivos clubes una vez finalizada la fecha FIFA el 31 de octubre”, dispararon de entrada.

“Tanto el cuerpo técnico como la Federación de Fútbol de Chile estaban plenamente conscientes de esta normativa”, continuaron.

El segundo punto detalla que “lamentamos que la Federación no haya respaldado a nuestras compañeras explicando rápidamente los motivos por los cuales
debían regresar”.

“Esto las expuso a la desinformación de los medios de comunicación, generando una sensación mediática que dañó la imagen y reputación como futbolistas, cuando siempre han representado a nuestro país con gran compromiso y profesionalismo”, añaden.

Respaldan a Tiane, y condenan presiones para quedarse

En tercer lugar el escrito detalla que “respaldamos la decisión de Christiane Endler, una líder y referente, de dejar la selección”.

“Si bien para algunos pueda parecer una decisión de último momento, ésta responde a la demanda persistente y sin respuesta de mejoras en las condiciones de profesionalismo a lo largo de los años”, explican.

“En lugar de cuestionar su compromiso, hacemos un llamado a las dirigencias,
medios y comentaristas a reflexionar internamente sobre qué se está haciendo para abordar nuestra creciente frustración. Esto, sin minimizar los errores acumulados a lo largo del tiempo”, apuntan.

El cuarto punto es que “rechazamos y condenamos de manera categórica las
presiones ejercidas hacia una compañera de nuestra selección para que se quedara a competir. Consideramos éticamente cuestionable tratar de convencerla poniendo en riesgo su futuro deportivo”.

Así, continúan detallando que “queremos expresar nuestro profundo malestar por los errores que llevaron a la ausencia de una arquera para disputar un partido tan crucial como la final de fútbol femenino en Santiago 2023”.

“Desde el inicio de la competencia, sabíamos que nuestras compañeras debían regresar a sus clubes, y esta posibilidad generó incertidumbre y presión innecesaria en el camino hacia una final que lamentablemente se ve empañada”, complementan.

“Compartimos también nuestro descontento por la logística y planificación de los viajes entre Santiago y Viña del Mar, que noshan llevado a llegar muy justas de tiempo a los encuentros. Incluso, con periodos reducidos para el calentamiento”, agregan.

“Asimismo, queremos aclarar a la opinión pública que no se nos consultó sobre el hospedaje en Santiago; esta fue una decisión exclusiva de la Federación”, cierran.

El cierre de la Roja femenina

“Las razones de todos estos errores que nos entregó el coordinador a cargo no nos parecen suficientes y no justifican en absoluto la posición con la que enfrentamos el encuentro final de los Panamericanos”, agregan en el séptimo punto.

El octavo punto señala que “lamentablemente, este no es un hecho aislado en el manejo de la Selección femenina, sino que se suma a la mala gestión de años y de anteriores microciclos, por lo que hacemos un llamado a la dirigencia y clubes que la componen a revisar la estructura, condiciones y nivel de profesionalismo con el que se desarrolla y planifica las selecciones femeninas”.

“Con pesar, hemos experimentado un retroceso, frente a la anterior dirigencia, en cuanto a condiciones de viaje, condiciones de entrenamiento e infraestructura”, detallan.

En el noveno punto señalan que “de todas formas, sí creemos que todo puede mejorar. Además de los cambios estructurales, consideramos fundamental abordar la jerarquía dentro del personal técnico y administrativo”.

“La situación actual, donde el coordinador general de la selección también actúa como ayudante del director técnico, no refleja una estructura profesional. Dicho esto, respaldamos el trabajo técnico que está llevando a cabo nuestro director, Luis Mena”.

Finalmente, cierran exponiendo que “nuestra generación ha sido testigo del crecimiento del fútbol femenino a nivel mundial, y como exponentes de este deporte, creemos que es urgente implementar cambios que nos permitan competir, sin distracciones, en el más alto nivel”.

Revisa el comunicado: