Fue el jueves 11 de junio de 1998, cuando el reloj marcaba las 11.30 horas que la selección chilena volvía hacer vibrar al país en un Mundial, esta vez Francia 1998, enfrentando a Italia, en un partido que terminó en polémica.

24 años han pasado de aquella oportunidad, donde la gente todavía tiene en el recuerdo el himno cantado a todo pulmón por Iván Zamorano, los dos goles de Marcelo Salas y el penal cobrado por el árbitro Lucien Bouchardeau.

El juez de Níger fue el elegido para el duelo contra los italianos y quien se  terminó ganando el odio de todos los chilenos. Todo, porque a seis minutos del final, con la Roja ganando 2-1, cobró un polémico penal.

Roberto Baggio intentó sacar un centro desde la banda derecha, donde la pelota impactó la mano de Ronald Fuentes, por lo que el juez nigerino no dudó un minuto en cobrar el lanzamiento desde los doce pases, lo que significó después el empate 2-2 para los europeos.

Bouchardeau fue acompañado esa tarde por el asistente Dramane Danté (Mali), Mohamed Mansri (Túnez) y como cuarto árbitro estuvo el local Marc Batta, los que estuvieron en el ojo del huracán.

Días después de su polémico arbitraje el árbitro fue suspendido del Mundial por la FIFA, luego de dar una entrevista a la televisión italiana, algo que estaba prohibido. 

 

 

 

Sepultó su carrera

 

Si bien en su país, Níger, el árbitro Lucien Bouchardeau era toda una celebridad, con el tiempo fue protagonista de polémicas que lo involucraron con el presidente de la FIFA Joseph Blatter.

Todo, porque se supo que el juez recibió 25 mil dólares del dirigente "por razones humanitarias y a cambio de información sobre corrupción en el fútbol africano", las que fueron emitidas desde la cuenta personal del que era presidente del fútbol.

Con el tiempo, y con una salud deteriorada por una grave enfermedad, Bouchardeau supo pedir disculpas a Chile, en el año 2007.

"Mis disculpas para Chile, fue sin intención. Nunca pensé que un país entero me odiaría. He visto muchas veces esa imagen, es lógico. Sufrí mucho, se acabó mi carrera. No quise favorecer a nadie. Vi una mano dentro del área que interrumpió un centro", comentó en una entrevista al diario El Mercurio.

 

Sigue su legado

 

Isse Lucien Bouchardeau es el hijo del recordado árbitro, quien después de una carrera militar quiso seguir con la carrera que llevó su padre. En ese sentido, también tuvo un momento para analizar la jugada del duelo de Chile contra Italia, que lapidó la carrera internacional de su progenitor.

"He visto muchas veces el partido entre Chile e Italia y estoy seguro que cualquier árbitro cobraría el penal que cobró mi papá. Yo lo haría. Es cosa de ver cómo tiene puesta la mano el defensor en el área, despegada. El video está en YouTube, todos pueden verlo", comentó a La Cuarta.

En esa oportunidad, con su padre al lado, según la publicación, fue desde Niamey, capital de ese país africano, que respondieron a las preguntas.

"Mi padre me dijo que pitó el penal porque estaba seguro de que había sido. Y si lo vemos en distintas ocasiones, está claro el penal. Recuerda una jugada rápida. Y si era a favor de Chile también cobraba en ese momento", detalló su hijo.

 

Su muerte

 

Problemas cardiacos fueron los que comenzaron a apagar la vida del árbitro, quien a los 56 años falleció por un paro al corazón, en febrero de 2018.

Un año antes, se dice que pidió ayuda al gobierno para poder recibir un tratamiento en Francia. El presidente, Issoufou Mahamado, lo recibió, teniendo en cuenta que era muy respetado por ser el primer nigerino en estar presente en un Mundial.

Pese a esto, después fue trasladado a Estados Unidos para buscar alguna cura, su cuerpo no resistió y no alcanzó a llegar a una importante cirugía.

En su país todavía es recordado por ser "el ciudadano nigerino más famoso del planeta en toda la historia".