El tortuoso proceso de Francis Cagigao como director de selecciones en el fútbol chileno llega a su término. El español termina contrato y, según lo informado por Radio Agricultura, el vínculo entre el español y la Roja definitivamente no tendrá extensión.

Cristián Alvarado informó en Deportes en Agricultura que “finalmente Francis Cagigao le dice adiós a la gerencia de selecciones, no va más. Como termina contrato en diciembre se va”.

Así las cosas parece terminar la larga teleserie del español que lideró el fracaso de la selección chilena de Martín Lasarte, ausente de la Copa del Mundo de Qatar 2022, entre varias cosas que detalló en profundidad Juan Cristóbal Guarello.

El desahogo de Guarello

Cabe recordar que Guarello fue uno de los más férreos detractores de Cagigao e incluso tuvo un polémico enfrentamiento con el español en vivo con el español en Radio ADN, en lo que el periodista nacional calificó como una encerrona que metió ruido.

“Lo de Cagigao fue un lujo que se dio el fútbol chileno, por lo caro que salió. Siempre le pido a la gente que haga la cronología de las cosas, que busque el archivo y vean lo que se dijo de Cagigao cuando llegó: que era un gerente de selecciones. Después se dijo que en  verdad no iba a ocupar el puesto de Ian Mac Niven, pero finalmente lo ocupa. Después el termina echando a Mac Niven y lo negó cuando salió conmigo al aire en ADN. Y a mí Mac Niven me dijo: perdón, él me echó”, dijo Guarello este viernes considerando que el adiós del español se sentencia por su paupérrimo trabajo.

El comentarista agregó que “cuando tuvo que hacer la gestión con la selección chilena trae de técnico a Lasrte. Según él no se reunió con Lasarte porque estaba en Chile haciéndose un procedimiento médico… Pero se reunieron porque Lasarte se vino a hacer un procedimiento médico, después que se le habían caído 14 candidatos”.

Guarello y los condoros de Cagigao

“Sabemos cómo terminó la selección, que la agarraron sexta y la dejaron séptima. No mejoró nada la salida de Rueda y la hizo bajar. Pero esas son circunstancias, te puede ir mal en las eliminatorias, ya. Lo que no se puede aceptar es que mienta. Dijo que él trajo a Brereton, cuando la propia mamá del jugador dijo que lo había llamado Rueda, más allá que lo echaran a Rueda antes de que Brereton jugara efectivamente por Chile, eso es otra historia. Y se atribuyó ese mérito”, dijo el rostro de Agricultura.

Y siguió al ataque :”después decir que en Chile no se trabajaba con GPS en Pinto Durán, cuando en la propia página de la ANFP cuenta con una selección sub 17 de Caputto que jugaban con los petos, que están hace rato. Dijo que no había registro de jugadores: hay un servidor en la ANFP con el registro de los jugadores. Pones una clave y salen todos los jugadores, lo había armado Beccacece. Antes había otro registro en unas carpetas. Este lo arma Beccacece y quedó para los entrenadores de la selección chilena, una base de datos en Pinto Durán. Eso lo hace Cagigao para justificar que no había hecho nada en un año y medio”.

“Cuando Germán Corengia fue a entregar su proyecto, les dijo: vean el archivo, no se puede trabajar con esta persona porque no ha hecho nada. Llevaba un año en Chile Cagigao. Entonces cuando se le empiezan a quemar las naves a Cagigao, porque le quedó la embarrada en varias partes… ¿se acuerdan cuando no pudo traer a Brereton para las eliminatorias y los argentinos y colombianos sí trajeron a sus jugadores ingleses? Entonces para justificar su trabajo empezó a decir que trajo a Brereton, que no había nada, que él construyó todo y estaba haciendo un plan. ¿Qué pasó? Al final terminó usando un plan de trabajo que había quedado de la época de Sebastián Moreno, el plan de juveniles, más lo que le compraron de parte del plan de Corengia. Se colgó del Pato Ormazábal porque Berizzo le dijo en la gira a Japón: conmigo no. Y me lo contó un dirigente. Fue porque le mandó el médico de vuelta a Santiago sin avisarle, cuando recién Berizzo venía llegando a la selección”, complementó Guarello añadiendo: “puente cortado con la selección, pero yo creo que la guinda de la torta fue la gira por  Polonia y Eslovaquia, donde nuevamente Brereton no aparece y se enteran en el aeropuerto de Varsovia que no llega con Nayel Mehssatou. Y la versión que da Cagigao no da con la que da el Blackburn ni la que dio el jugador. Ahí ya no hay margen, y era un hombre que costaba 30 mil dólares mensuales, cuatro veces lo que ganaba Mac Niven. Y que vivió a sus anchas en el hoy llamado Hotel Mandarín. Un lujo asiático que se dio el fútbol chileno. Siempre fue un scouting y en eso era bueno, detectando jugadores, pero de ahí a entregarle toda la responsabilidad del fútbol chileno…”.

El remate al trabajo de Cagigao

Pero aún faltaban descargos de Juan Cristóbal Guarello sobre el trabajo del español al mando dirigencial que la Roja: “lo último, que es lo más grave: intentó instalar un relato, algo muy común en esta época, donde él estaba refundando el fútbol chileno. Nosotros dijimos que eran unos caraduras en la ANFP por aceptar este tipo de cosas y me llegó un WhatsApp de Milad muy agresivo. Me trató de caradura a mí y le respondí que lo dijera públicamente. Me dijo que nos juntáramos con Cagigao… tapa. Ya se juntaba con otros colegas que le daban pases gol y no le criticaban nada. Al final los mismos dirigentes del fútbol chileno le dijeron: ya paremos, o sea, está bien que te haya comido la cabeza Milad y te haya engrupido, pero a nosotros no, estamos viendo la plata que gastamos en un tipo que se demoró un año y medio en aplicar un plan. Un plan que no era ni de él”.

Guarello aseguró que “cuando llega Cagigao pregunta ¿esto es Pinto Durán? Cómo firmaste sin haber venido antes. Y el trato con la gente… a mí una persona de comunicaciones de la ANFP me dijo: este huevón nos trataba como el hoyo. Nos trataba a los gritos y era un dictador. La cabeza de la selección debe ser Berizzo y él trabajar con Caputto y Pato Ormazábal”.

“¿Se acuerdan cuando hubo indisciplina en la Copa América? Cagigao la negó y la negó. Después Lasarte sale diciendo que efectivamente, que no se lo esperaba de un grupo de profesionales… Si empezamos a contrastar lo que dijo Cagigao y lo que ocurrió, pucha que hay contradicciones”, sentenció Juan Cristóbal Guarello.