Pese a una buena actuación, Yasmani Acosta no pudo alcanzar este lunes la primera medalla para el equipo chileno en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, luego de igualar por 1-1 ante el ruso Sergei Semenov, quien se llevó el bronce en la lucha grecorromana, categoría 130 kgs.

El especialista chileno de origen cubano abrió el marcador en el primer tiempo, pero el luchador del COR remontó y se llevó la victoria gracias a haber marcado el segundo y último punto del enfrentamiento.

De inicio en el primer período, la pelea se dio con dos oponentes que se estudiaron hasta que el chileno tomó la iniciativa. El ruso fue penalizado por pasividad y Yasmani Acosta ganó el primer punto (1-0). Desde el suelo, el ruso se escabulló. Con la ventaja mínima del nacional se fueron al descanso.

En el segundo round fue Yasmani el que fue al piso ante el punto del rival (1-1) y se mantuvo firme ante el ataque del ruso. Sobre el final el chileno intentó sacarlo del colchón, pero el marcador no se movió favoreciendo a Semenov.

Cabe recordar que en la lucha grecorromana se disputa un primer tiempo de 5 minutos para después de un breve descanso dar paso a un segundo lapso de 3 minutos. Como en caso de empate la victoria se la lleva el que anota el último punto, Yasmani Acosta debe contentarse con el cuarto lugar.

La historia de Yasmani Acosta no ha sido fácil y su cuarto lugar, a nada del bronce en Tokio 2020, es más que un aliciente para lo que se viene para Chile en la la lucha grecorromana. El cubano-chileno llegó a la definición por el tercer puesto tras caer ante Iacobi Kajaia de Georgia, también con empate 1-1.