Este sábado toda la emoción de las artes marciales mixtas llegó en una nueva velada del UFC. El evento Vegas 42 traía un combate más que esperado por los fanáticos y no decepcionó: Max Holloway se quedó con el triunfo ante Yair Rodríguez en una verdadera guerra.

El ex campeón de la división de Peso Pluma regresaba al octágono para animar un duelo clave ante el mexicano. Y si bien salió con el brazo en alto, lo cierto es que por momentos no lo pasó nada de bien y debió apelar a una estrategia que pocas veces se le ve.

En el evento estelar del UFC Vegas 42 y como era de esperar, Rodríguez salió con todo a buscar un rápido KO para así evitar a toda costa la presión de su rival. Sin embargo, Holloway no es de los que se echan para atrás y se plantó firme en la jaula más importante del mundo.

Así, Blessed comenzó su estrategia de boxeo ante un Pantera que no dejaba de castigar sus piernas con patadas. El primer round se enfocó en un intercambio intenso y que dejó maravillados a todos, aunque las cosas comenzarían a cambiar en el segundo.

Holloway se volcó a la presión y, ante el castigo en su pierna, comenzó a cambiar la guardia. Con esto le quitó el recurso a Rodríguez, quien comenzó a recibir cada vez más daño e intentaba responder con golpes sorpresivos para imitar lo que alguna vez hizo ante el Korean Zombie, Jung Chan-sung. No obstante, apeló a los derribos para controlar al maxicano.

 

Holloway y la garra de un campeón

Entrando en los rounds últimos dos rounds, Max Holloway salió a demostrar por qué es uno de los mejores artistas marciales que existen en la actualidad. Con su lucha de pie agotó a un Yair Rodríguez que seguía intentando, pero ya sin la fuerza de antes.

Esto lo aprovechó Blessed, quien le comenzó a pasar por encima pese a que el Pantera se mantenía firme. Así entraron al último asalto, donde el mexicano intentó de forma desesperada llegar al KO, haciendo sufrir a ratos a su rival, pero sin éxito.

Holloway se terminó llevando la victoria por decisión unánime con tarjetas de 49-46, 48-47 y 48-47. Con esto, llega a 18 triunfos en la división de Peso Pluma, pero no es lo único, ya que sumó 3.056 golpes en la empresa, un registro que nadie más tiene. Una leyenda vive y que otra vez va en busca del cinturón o incluso de Conor McGregor. El destino dirá cuál de los dos será su próximo desafío.