Mick Schumacher nació destinado a correr en Fórmula 1, ya que además de ser hijo del siete veces campeón Michael Schumacher, sus número en las categorías menores los respaldan, y luego de ser campeón de la F3 los rumores de su debut en el gran circo toman fuerza a diario, y los rumores aseguran que será el reemplazante de Antonio Giovinazzi en Alfa Romeo este 2021.

En 2018 Mick, en ese entonces de 19 años, logró una temporada impresionante, con ocho victorias, siete poles y trece podios, que le dieron un total de 347 puntos junto al equipo PREMA Theodore Racing con motor Mercedes-AMG Formula 3, y pese a que tuvo ofrecimientos de pasar directamente a la F1, el joven Schumacher decidió ir paso a paso y no saltarse la etapa siguiente en la F2.

Pese a tener un pasar regular en Fórmula 2, Nick Heidfeld, ex piloto alemán, está confiado en que el hijo del Káiser arribará a la máxima categoría pronto: "No me sorprendería si viéramos a Mick en el coche esta temporada. Si hace un gran trabajo en Fórmula 2 y Giovinazzi tiene incluso más problemas que los que sufrió el año pasado, no me sorprendería que sentaran a Mick en el asiento a mitad de temporada", aseguró a Sky.

La flojísima temporada del italiano Antonio Giovinazzi en Alfa Romeo (ex Sauber), sumado a la edad del finlandés Kimi Raikkonen, abren una puerta en la escudería adquirida por el Consorcio Stroll para que Mick pueda obtener una butaca en la escuderia "filial" de Ferrari.

"Kimi Räikkönen terminará pronto su trayectoria y Antonio Giovinazzi no es tan fuerte, así que creo que un piloto joven como Mick puede tener una oportunidad", aseguró Heidfield y agregó: "Lo bueno de la familia Schumacher es que saben exactamente qué hacer para que no llegue a la Fórmula 1 demasiado pronto".

En enero de 2019 la Academia de Pilotos de Ferrari fichó a Mick, por lo que su llegada a la categoría donde su afamado padre hizo historia es sólo cosa de tiempo.