Un adiós esperado llegó luego que Inter de Milán anunciara que Christian Eriksen no continuará en la institución, luego que ambas partes acordaran el final de su contrato, algo originado por la imposibilidad que el futbolista pueda disputar nuevamente un partido en la Serie A debido a su problema cardíaco.

En el primer partido de la más reciente Eurocopa, el mediocampista de Dinamarca se desplomó en el terreno de juego cuando enfrentaban a Finlandia. Luego de minutos de zozobra logró ser reanimado por los médicos presentes para ser trasladado a un hospital donde logró ser estabilizado.

Como parte de su tratamiento, el volante ex del Tottenham tiene un desfribilador en su corazón para evitar un episodio similar pero la reglamentación de la Serie A impide que un futbolista juegue de esta manera, por lo que el equipo neroazzurri no podía contar con él en la competición local.

"Aunque el Inter y Christian quedan separados a partir de ahora, ambos siempre compartirán los buenos momentos, los goles, las victorias, las celebraciones con la afición fuera de San Siro... Todo quedará grabado en la historia Nerazzurri para siempre", resaltó la institución en su comunicado de prensa.

Eriksen, de 29 años, aún tiene opciones de seguir jugando en ligas donde permitan su desfribilador y una de ellas es la de los Países Bajos en donde tiene la opción de regresar al Ajax, uno de los clubes con los que más brilló en su carrera.