El arbitraje chileno ha tenido unos días complicados en lo interno y a nivel continental ha habido algunas cosas difíciles siendo la más reciente la que tuvo que vivir Roberto Tobar en el más reciente partido entre River Plate y Vélez Sarsfield por Copa Libertadores en el que anuló el tanto de Matías Suárez que le pudo dar una vida más a los millonarios.

A pesar que la decisión del juez nacional estuvo apegada al reglamento, todo esto fue aprovechado por la prensa peruana que sigue convencida que Julio Bascuñán les perjudicó en las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022 durante el compromiso frente a Brasil.

Obviamente, no con muy buena intención, nombraron este antecedente además que también tuvieron entre sus señalados a otros jueces como Piero Maza. Hicieron un recuento de algunos de sus capítulos más difíciles y de sus errores afirmando que los chilenos son los peores árbitros del continente sin nombrar los fallos de los de otros países, ni los de los suyos.

Obviamente no nombraron los grandes logros de árbitros chilenos en el concierto internacional como el que tuvo el propio Tobar al hacerse cargo de muy buena manera del partido de ida de la final de Copa Libertadores en 2019 entre Boca Juniors y River Plate en La Bombonera, donde tuvo muy buena nota.

Recordaron, a regañadientes, que Piero Maza estuvo siendo el juez central de La Finalissima que disputaron la selección de Argentina ante Italia en un escenario imponente como el mítico Wembley de Inglaterra.

Entre las cosas que omitieron también fue el raro capítulo que vivió el árbitro peruano Georges Buckley, quien en 2009 llegó a Chile fue detenido por una causa pendiente desde 1997 por consumo de marihuana cuando vivía en el país.