Uno de los futbolistas más importantes de Argentina en las últimas décadas, Maxi Rodríguez, dijo adiós al jugar su último partido con Newell's Old Boys en el que tuvo un emotivo homenaje en el estadio Marcelo Bielsa de Rosario en el que tuvo entre tantas cosas un saludo de Lionel Messi desde París.

El mediocampista, quien empezó su carrera con la Lepra en 1999 y que pasó por equipos de peso como el Atlético de Madrid y Liverpool es recordado por sus buenas actuaciones con la camiseta albiceleste en el que anotó uno de los goles más bonitos en la historias de los Mundiales.

Fue en los octavos de final de Alemania 2006 en la prórroga frente a México cuando recibió un cambio de banda por parte de Juan Pablo Sorín, la bajó de pecho pegado al borde derecho del área y con un zurdazo espectacular la puso en el fondo de las redes con un remate imposible para el portero Oswaldo Sánchez.

Campeón con Newell's en la temporada 2012-13 también fue segundo en la Copa del Mundo de Brasil 2014 cuando Argentina llegó a la final tras una sufrida tanda de penales en semis frente a los Países Bajos, la cual se definió con un cobro de la Fiera que devolvió a los transandinos al partido decisivo tras 24 años de ausencia.

Rodríguez se despidió en su casa en el partido de la noche del lunes frente a Banfield y fue sustituido al minuto 58 por Manuel Fúnez para que recibiera una sonora ovación de su hinchada. En el extenso acto de homenaje también recibió un emotivo mensaje de otro rosarino ilustre, Lionel Messi.