La Eurocopa ya empezó oficialmente y el primer golpe de autoridad lo dio la selección de Italia al imponerse 3-0 sobre Turquía en el Olímpico de Roma en un partido que dominó desde el pitazo inicial con un dominio absoluto pero que no empezó a resolverse hasta ya avanzado el segundo tiempo.

Los dirigidos por Roberto Mancini mostraron el buen fútbol asociado que nace desde la mitad de la cancha Nicolò Barella y Manuel Locatelli como sus grandes líderes. Las primeras oportunidades fueron en pies de Ciro Immobile y Lorenzo Insigne, que no encontraron la dirección de arco.

Pero la más clara en la etapa inicial fue en la cabeza de Giorgio Chiellini, quien se impuso en la vía área en un tio de esquina y con fuerte testarazo obligó a Ugurcan Cakir a sacar una mano espectacular que puede ser desde ya una de las mejores intervenciones de portero en la competición.

Para la segunda mitad se rompió la resistencia al minuto 53 cuando Domenico Berardi intentó lanzar un centro a media altura desde la derecha pero Merih Demiral intentó cortarla y terminó realizando un autogol que hizo ceder por completo a los turcos, que de ahí en más poco pudieron hacer para resistir.

Al 66' se repitió la fórmula de Berardi centrando desde la derecha y la pelota cayó en Spinazzola quien remató de volea, Cakir tapó ese disparo pero el rebote cayó en Immobile, quien no perdonó. La guinda del postre la puso Insigne en una jugada que nació en un error de salida pero la armaron con pases rápidos y seguidos que definió el del Napoli de bonita manera.

Italia empieza la Euro ganando y suma nueve encuentros consecutivos con victoria, sin recibir gol en niguno de ellos, además de 28 seguidos sin perder. La última vez que cayeron en septiembre de 2018 ante Portugal. Su próximo compromiso será ante Suiza el miércoles 16 de junio a las 15:00 horas.