Breel Embolo corría hacia el arco. Pero se frenó justo antes de que Xherdan Shaqiri impactara la pelota con un centro rasante que resultó un pase para el centrodelantero de Suiza. Con un remate potente, aunque al medio del arco, el atacante de 25 años hizo un gol que bien pudo haber significado un festejo desenfrenado, pues valió por el triunfo helvético ante Camerún. Pero no.

Todo lo contrario. El compañero de Guillermo Maripán en el AS Mónaco de Francia recordó su pasado camerunés, pues nació en Yaoundé, la capital de aquel país. Y se llevó la mano al rostro, como quien recuerda que hacer un bien acá puede ser un mal allá. No celebró y miró a las tribunas, como quien busca en el pasado alguna explicación. 

Más allá de eso, el cuadro europeo consiguió una victoria que los deja en el primer lugar del Grupo G del Mundial de Qatar 2022, que comparten con Brasil y Serbia. Breel Embolo, quien también jugó con Marcelo Díaz en el Basel de Suiza, se mantuvo en el campo de juego hasta los 72'. En ese momento el DT suizo, Murat Yakin, lo reemplazó por Haris Seferovic.

Y en el pospartido, el adiestrador de Suiza se refirió a la tristeza del momento que vivió su ariete. "Conocemos su historia y su pasado en Camerún. Le dijimos que podía ser amigable hasta el pitazo inicial. Luego serán tus oponentes y te necesitamos en nuestro equipo", afirmó Yakin, quien fue un defensor que disputó 49 encuentros con el combinado de la bandera roja con una cruz blanca. 

"Tuvo muy buenos momentos en el partido con su dinámica y los movimientos que hace. Cumplió bien su tarea", cerró Murat Yakin, quien sabe que no hay mucho tiempo para festejos: este 28 de noviembre, los suizos deben jugar ante la temible Brasil en la segunda jornada.