El Real Betis de Manuel Pellegrini mantiene su buen nivel en La Liga de España al imponerse 1-0 sobre Alavés en un sufrido compromiso que tuvo que esperar hasta las últimas acciones para definirse. La mala noticia es que Claudio Bravo se quedó en el banquillo al ser Rui Silva el portero titular.

El equipo andaluz fue superior ante uno de los conjuntos que peor ha arrancado la temporada peor las ocasiones claras no sobraron en ningún arco, especialmente en el primer tiempo. Para la segunda mitad la intensidad subió pero la puntería le falló a los del Ingeniero en varias ocasiones.

Sus rivales, a pesar de estar en casa, optaron por la cautela, los contragolpes y las pelotas paradas e incluso llegaron a incomodar el arco del guardameta portugués, quien no tuvo demasiadas intervenciones. Todo parecía que el empate iba a reinar en el marcador sobre el final.

Sin embargo, aparecieron de los más talentosos de los blanquiverdes en una jugada por la banda derecha ya al minuto 89. Héctor Bellerín intentó centrar pero dio en un defensor, la pelota cayó en pies de Nabil Fekir y el francés filtró de manera sutil a donde estaba el experimentado Joaquín y su preciso centro a Borja Iglesias en el corazón del área, donde no perdonó.

El Betis de Manuel Pellegrini tiene una seguidilla de partidos bastante complicada y el jueves saltará al terreno de juego por la Europa League como visitante cuando se enfrente a Bayer Leverkusen. En caso que Claudio Bravo juegue, no habrá duelo de chilenos pues Charles Aránguiz no estará en el cuadro alemán por lesión.