Luciano Arriagada dejará de ser jugador de Colo Colo a fin de temporada para partir a Athletico Paranaense. Un tema que llevó a criticar mucho al Cacique por dejar partir a una joven promesa sin recibir dinero a cambio, pues emigra como jugador libre.

En charla con ESPN, el delantero comentó que "mi intención siempre fue renovar con Colo Colo. Mi papá me contó que quisieron renovarme el contrato y yo dije que sí, porque soy hincha de Colo Colo. Mi sueño siempre fue estar en el primero equipo, consolidarme, ser goleador y luego partir". Añadió el Tigre que "entonces mi intención era renovar. Después apareció Paranaense y el contrato en temas económicos no tenía mucha relación con lo que me ofrecía Paranaense".

"Soy hincha a morir de Colo Colo, igual que mi familia. Estoy desde los 9 años en la institución. Entonces también es una pena partir así, quise consolidarme, soñaba con ser goleador. Pero no se me dieron las circunstancias por las pocas oportunidades y estoy viendo lo mejor para mi futuro, es un gran proyecto irme a la cuarta liga más competitiva del mundo. Opté por eso por las pocas oportunidades", agregó de manera sincera.

Sobre estas pocas chances que tuvo para jugar en Colo Colo, asegura que "no era tan cercana mi relación con Gustavo Quinteros, solamente debía respetar sus decisiones como entrenador. No sabría dar una respuesta de por qué no me ha ocupado, siendo que fui seleccionado y he estado constantemente en competencias jugando en la juvenil, para demostrar que estaba capacitado para jugar en Primera. Siempre he tratado de entrenarme al 100%, dar todo en los entrenamientos".

Manifiesta que su partida "es triste, se van los sueños que uno tiene del equipo que amas. Quise consagrarme en Colo Colo, conseguir logros importantes y me duelo mucho irme así, pero anhelo volver y en un futuro hacer lo que no pude cumplir ahora".

Arriagada celebrando el único gol que metió en el Monumental (Agencia Uno)

Arriagada celebrando el único gol que metió en el Monumental (Agencia Uno)

En ese sentido sostiene que "quiero devolver el cariño que la gente me ha dado. Ustedes no saben cómo la gente me quiere, cuando salgo del estadio me piden fotos, me dicen que me quieren ver jugar. Me voy con esa espina clavada, pero sé que voy a volver y seré otro jugador para darles todas las alegrías".