Fue hace dos años que el jugador de Colo Colo Marcos Bolados contó en una entrevista con Canal 13 el duro momento que vive con su hijo Maximiliano, quien al nacer en 2015 sufrió una "hipoxia, una asfixia neonatal grave". Esto se ha complicado los últimos días luego de que le contagiarse de Covid-19, donde desde el 17 de junio está hospitalizado en el Hospital Regional de Antofagasta.

"Fue tanto el daño que está como muerto en vida", relató en ese momento Betzie López de Maturana, la madre del pequeño, que ya no está en pareja con el volante albo, agregando que el menor no tiene movilidad y sufre episodios de epilepsia refractaria.

Tanto Bolados como Betzie apuntan a que fue una negligencia médica de una clínica de Antofagasta. Hicieron la demanda y no han tenido una resolución clara en todo este tiempo, donde en la actualidad el caso está en la Corte Suprema. 

“Saben muy pocos, sólo cercanos. Pero ya tengo que hacerlo, es algo de justicia. No de capricho”, destacó el jugador en ese entonces.

 

Días difíciles

 

Los años han pasado y nuevamente las complicaciones han vuelto al pequeño Maxito. Bajo los cuidados de Betzie y Cristián Beltrán, su pareja y con quien han sido padres de dos niños, están desesperados por su actual situación, que no los tiene tranquilos.

"Lo que están haciendo con el Maxi es una negligencia médica, porque a mi hijo no le han dado los cuidados correspondientes, siendo que es un paciente crítico. Entró con un Covid al hospital. El 16 de junio lo llevaron de urgencia en ambulancia y lo mandaron para la casa. Al otro día el SAMU lo llevó y quedó hospitalizado. Yo tuve que solicitar que lo mandaran a UCI cuando lo querían llevar a sala común. Ahora salió de su Covid, pero yo más que nadie lo conozco, se de sus enfermedades de base", cuenta Beltrán en conversación con Redgol.

Junto a Betzie van turnándose para poder acompañar a Maxito, además que reciben la ayuda de la nana, de quien aseguran que "nos cayó del cielo". Pese a todo, llevan días de angustia, porque si bien ya les dijeron que el Covid quedó atrás, sigue con problemas de salud que se han ido incrementando.

"El niño lleva 10 días de fiebre, imagina eso en un paciente neurológico. El día 22 de junio a las 21.11 horas la nana me tuvo que llamar para comunicarme con el hospital, porque como igual estuve con Covid no podía acercarme al hospital. Tuve que decir 'qué onda todavía no van a ver al niño y van 40 minutos que no van'. Les decía que me estaban informando. Tenía 70% de saturación, con frecuencia cardiaca sobre los 170, que lo normal de 80 a 110 y tenía fiebre sobre 40, entonces en cualquier momento tenía un paro cardiorrespiratorio. Las muchachas lo único que hacen es pinchar y sacar sangre, porque no saben actuar frente a esta situación. Las indicaciones la da el médico de cabecera que trabaja solo de lunes a viernes", detalla un angustiado Beltrán desde Antofagasta, en un momento que hizo el cambio de turno para los cuidados del pequeño.

La preocupación es tanta, que han pedido una y otra vez que se tomen determinaciones por la salud del niño, ya que avanzan los días y no hay claridad de su situación. Algo que, conversando con el mismo abogado que lleva adelante el tema de la negligencia de su nacimiento, están analizando tomar acciones.

"La idea es saber qué tiene, porque están probando suerte con mi hijo. Es un niño que está ido totalmente, porque tiene una discapacidad 100% neurológica, pero yo le hablo y mueve los ojos, balbucea o mueve sus extremidades. Ahora no hace nada, con suerte mueve un ojo, está pálido, es casi ver un niño dentro de un cajón", cuenta con el corazón destrozado.

Por lo mismo han querido dar a conocer su situación, cansados de no tener respuestas y porque están dispuestos a dar batalla hasta donde tengan que llegar.

"No sé qué están esperando. ¿Quiéren que se muera? Todos nos dicen prepárense, porque se ve mal y el niño está mal. Ha sido una de sus peores batallas, tiene algo que todavía no han podido detectar. Aparte del Covid, hemos pedido más exámenes porque hay algo más", finaliza.