El esperado debut de Lautaro de Buin en Primera B, postergado por el directorio de la ANFP ante denuncias por incumplimiento de la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas, parece ser el inicio de un largometraje.

Es que el conjunto toqui no da su brazo a torcer y en las últimas horas emplazó a la ANFP y a su propio presidente, Pablo Milad, a actuar con el mismo rigor respecto de las revelaciones surgidas sobre dobles contratos en el fútbol profesional chileno, específicamente en lo vinculado a Colo Colo.

En un oficio enviado a las oficinas de Quilín 5635, Lautaro pone a Esteban Paredes como medio de prueba. "El día de ayer, en el programa ESPN y ESPN Radio, fue expuesto por el jugador don Esteban Paredes que, durante el año 2020, en circunstancias que se encontraba como jugador habilitado del Club Colo Colo, en pleno período de pandemia, señaló la existencia de contratos paralelos con los cuales se le enteraba su remuneración y de varios otros compañeros", sentencia el escrito.

Así mismo, el elenco de la Primera B puso en relieve una información publicada por el diario La Tercera, en la que el delantero Pablo Vranjicán establecía un pacto similar con varios equipos de la escena local, como Fernández Vial.

"Yo tenía dos contratos, el de la ANFP y el anexo de contrato… Era unos premios y, viste que le ponen, movilización, colación y esas cosas… Así igual que en La Serena, Curicó y en demás lugares como lo hicimos", dijo el ariete de procedencia argentina.

Se hace ver que el acuerdo con Vranjicán se origina mientras el actual timonel de la ANFP era presidente de Curicó Unido. De la misma forma, Fernández Vial ha sido el equipo que ha llevado a Lautaro ante la justicia deportiva.

Según lo señalado por el presidente de Lautaro, Patricio Zúñiga, ambos hechos dan cuenta de  "graves infracciones a nuestros estatutos, que sólo son subsanables mediante denuncias a los organismos jurisdiccionales pertinentes, lo que exijo se efectúe, en el plano de igualdad ante la ley".

El dirigente pide el mismo trato que recibió el cuadro de Buin, es decir, impedir que se desarrollen sus partidos mientras duren las pesquisas. "Solicito el mismo trato y consideración, con el objeto que se decrete la suspensión de los partidos de Colo Colo, de Curicó y de todos los otros equipos que son nombrados en las denuncias hechas por los jugadores Esteban Paredes y Pablo Vranjicán", sentencia.

La solicitud debe ser abordada por el directorio de la ANFP, que ve cómo se pone en juego la continuidad del torneo en momentos donde la situación sanitaria condiciona toda la actividad, aunque por denuncias de carácter administrativo.