El fútbol chileno vive una seria crisis, y es en sus categorías de ascenso, debido a que los clubes de Segunda División no están de acuerdo con el sistema de torneo, que apenas les entraga un medio cupo de ascenso a Primera B.

El presidente de la ANFP, Pablo Milad, salió al paso del conflicto, y se restó del problema, diciendo que la decisión del Consejo de Presidentes se basó en acuerdos alcanzados en 2019, cuando se tuvo que cancelar el torneo por el estallido social.

"Aquí no hay víctimas ni victimarios, es un proceso que se ha desarrollado a raíz de una decisión del Consejo de Presidentes en 2019", dijo el ex intendente del Maule.

Luego, Milad indicó que "eso involucraba decisiones directas para llegar al número que establece los estatutos en cada una de las divisiones. Y también la distribución económica de los derechos televisivos".

Para finalizar, el dirigente se restó de todo problemas, asegurando que la determinación no está en sus manos y que el preside el fútbol chileno en beneficio de todos.

"No hay víctimas ni victimarios. Soy el presidente de todos los clubes asociados, de la Primera A, Primera B y Segunda División", cerró.