El fútbol chileno vuelve a ponerse colorado de vergüenza por culpa de los delincuentes y el debate sobre la violencia en los estadios está más encendido que nunca tras el abrupto final que tuvo el Clásico Universitario 196 en Concepción. Por eso, Rodrigo Herrera alza la voz en RedGol en La Clave para golpear la mesa.

Herrera aprovechó su espacio en el programa de la Redgoleta y disparó con todo. "Terminar con la violencia de las barras es un asunto más complejo que sacarlas del estadio, hoy las raíces de estos grupos no están solo en los recintos, terminan también en los lugares donde ellos viven, en las poblaciones, en la captación de soldados, y en el negocio en el que están metidos", lanzó de entrada.

 

"Está muy claro, en la cúpula de las barras bravas hay microtráfico, tráfico de fuegos de artificio, venta de entradas, y ese negocio es el que administran los jefes, y la manera de atacarlos es quizás como lo hizo la PDI la semana pasada, allanando 14 viviendas de un piño de gente de la U en Recoleta", complementó.

Tras eso, destaca que "muchos de los cuales que pertenecían a ese grupo participaron después en los actos de violencia del día sábado. Parece que atacando esos aspectos, la economía, les afecta y reaccionan, quizás ahí hay una señal y un camino".

"Por lo pronto hay que decir que uno valora que todos los estamentos del fútbol chileno y de este país se hayan preocupado, incluso el presidente, pero ahora también hay un imperamento, no podemos quedarnos en las palabras, llegó el momento de la acción, porque para la acción hemos tardado más de 40 años", apuntó.

Después, lamenta que "son momentos difíciles, por supuesto, todo lo que vivimos en Concepción nos invita a la reflexión, y es el reflejo de que vivimos un momento social donde la delincuencia está más atrevida y hace todo lo que puede sencillamente porque es posible, porque nadie los va a contrastar, porque tienen poder para imponer su lógica en distintos puntos de la vida social".

"Dicho esto, es muy importante para abordar esta problemática, con una deuda del Estado que es gigantesca, haya la voluntad de no mirar las pequeñeces, y eso implica, por supuesto, que esta discusión no caiga en el populismo que estamos viviendo a nivel parlamentario, no que intente a partir de los problemas que vive el fútbol sacar pequeñas ventajas políticas", agrega.

"Acá no va a ganar el que grita más fuerte, el que encuentra más contradicciones haciendo arqueología tuitera, el que busca contrastar voluntades con respecto a lo que se pensaba hace cinco años. Necesitamos de todos, con ganas para, desde el parlamento, aumentar las penas y cambiar la ley de violencia en el estadio", detalla.

Para ir cerrando, Rod Herrera apunta que "desde la ANFP hay que presionar a los clubes para que se tomen el tema de la seguridad en serio. Necesitamos a Carabineros, para que con su experiencia nos aporten líneas de como se debe trabajar la problemática que existe dentro de los recintos de fútbol".

 

"Y por supuesto del Gobierno, ante un Estadio Seguro que es una mera entelequia requerimos de que el estado comience a actuar de otra manera, y juntar a todos los incumbentes en este tema para comenzar a conversar e incluso, no se descarta, intervenir la actividad, que podría ser una de las soluciones para encontrar algo de alivio a este problema que no aqueja a todos", concluyó.