En el programa Vive Redgol, que se emite todos los lunes a las 23 horas a través del canal Vive de VTR y en las plataformas multimedia de Redgol, el conductor Rodrigo Herrera abordó en su editorial el nuevo contraataque que la Federación de Fútbol de Chile prepara en el caso de Byron Castillo.

El periodista no es amigo de seguir pataleando en la FIFA y menos ir luego al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). "Hay que saber decir basta", es su resumen, a pesar de que entiende que en la ANFP busquen ir hasta las últimas consecuencias.

"Yo soy un defensor de que que quien cree tener la razón se defienda en derecho en las instancias que correspondan, y Chile por supuesto que hizo lo suyo en el caso de Byron Castillo. Para mí no quedan dudas de que el jugador que milita en la selección del Ecuador no es ecuatoriano, es colombiano. Pero ya podremos darnos cuentas de que la FIFA no falla en derecho, no falla por esas razones, termina haciéndolo tomando decisiones de tipo político y económica", manifestó Herrera.

Agrega que "en el medio está Chile haciendo una presentación en un contexto que no es el que le favorece a nuestros intereses. Puedo entender e incluso comparto que la selección chilena  y la ANFP hayan hecho esta intentona, pensando en los casi 20 millones de dólares que se llevan los equipos solo por clasificar y participar de la primera fase".

El tema es que pide apelar al sentido común. "Hay que saber dónde detenerse y dónde colocar un parelé. Me da la impresión de que las cosas no van a cambiar a partir del fallo que en detalle conoceremos próximamente de lo dicho por la FIFA en el caso de Byron Castillo. La apelación a esa instancia va a resultar de la misma manera y vamos a terminar en el TAS", advierte sobre el futuro.

Detalla que "ahí el TAS estará frente a una encrucijada donde tendrá que decidir sobre una materia que no tiene competencia: por qué Ecuador, como República, le otorga la nacionalidad a Byron Castillo sin haber nacido en su tierra".


"Es un tema que le compete a Ecuador y está claro que la línea argumental de Chile, por mucho que tenga razón, no va a ser acogida. Nos hace mal seguir en esta pelea, nos desprestigia, nos genera externalidades que afectan a la actual selección y que molestan incluso el cuerpo técnico", enfatiza el conductor del programa.

Finalmente cree que "es el momento de decir hasta acá nomás llegamos y decirle a Berizzo que tiene la tranquilidad de trabajar cuatro años en el proyecto original. Era muy bueno ir al Mundial, pero ya cuando todos se molestan por una materia en la que no vamos a ganar, me parece que no vale la pena seguir".