El Sindicato de Árbitros Profesionales decidió irse a paro con una votación que habla por sí sola: 102 votos a favor de la huelga, 54 abstenciones y ningún sufragio en contra. Así las cosas, los réferis confirman su amenaza y reiteran que Javier Castrilli y su comisión deben dejar sus puestos antes de recién sentarse a conversar.

Junto a la solicitud de la salida de Castrilli, Osvaldo Talamilla y Braulio Arenas, los árbitros exigen el inmediato reintegro de los 14 árbitros despedidos en medio de la crisis.

Y el alcance del paro de árbitro puede escalar exponencialmente. Algunas voces hablan de la posibilidad de parchar con jueces del amateurismo o extranjeros para que se jueguen los partidos, mientras el sindicato de árbitros encuentra apoyo en el Sifup en el posible caso que se confirme alguna de estas medidas.

“Cuando llegó Castrilli dijimos que era un juez que no conocía la idiosincrasia, que llegaba más por ser comentarista que por sus atributos como cabeza arbitral en Argentina. Que llevaba más de 20 años fuera del referto y que no era referencia para nadie en su país”, dijo Cristián Caamaño en Deportes en Agricultura.

Por su parte, Mauricio Pinilla fue durísimo para sumar dardos al trabajo de Castrilli y compañía. Para el ex delantero de Universidad de Chile y la Roja el ex réferi argentino no ha sido ningún aporte.

“Si el señor Castrilli detectó algún problema al inicio debería haber preparado mejor el plan (para renovar el arbitraje) y no esperar hasta ahora para que se produzca esta incertidumbre. ¿Se va a jugar la fecha el fin de semana? No sabemos”, manifestó Pinigol.

El ex delantero agrega: “ya con todos los problemas que ha habido entre la pandemia, la suspensión por el estallido social y este conflicto de los árbitros, creo sinceramente que el señor Castrilli no ha sido ningún aporte, ni siquiera para mediar. Se suponía que venía acá para mejorar el arbitraje, y el arbitraje no mejoró absolutamente en nada”.

 

Mauricio Pinilla sentencia que “esto nunca me tocó vivirlo durante mi carrera en ninguna de las ligas. Los árbitros siempre son los más cuestionados porque son los encargados de poner las reglas, y hay tantas cosas en juego que al final siempre son los que pagan los platos rotos. Pero en otras circunstancias han sido injustamente criticados. Yo también critiqué a algún árbitro cuando me tocó que hiciera las cosas mal y lo hice públicamente, porque creo que tienen que ser medidos por la misma vara. Pero un escándalo, esta vergüenza como la que estamos viviendo en Chile, nunca la había visto. Yo sinceramente prefiero que esta fecha se suspenda, que la presión de los árbitros sirva y se pare el circo de Milad y sus secuaces en la ANFP”.