Con la llegada de Héctor Almandoz a Calama y la primera práctica al mando del equipo, Cobreloa inició formalmente la era de su nuevo entrenador, con la delicada misión de levantar el rumbo en la temporada y evitar el descenso a Segunda División.

El campeón de Copa Libertadores con Vélez Sarsfield pone a disposición del Zorro su experiencia en Primera B, al mando de Rangers y Copiapó. Pero a la hora de sumarse, el argentino advierte que "seguramente es uno de los desafíos más importantes de mi carrera", en declaraciones a radio María Reina.

Con contrato hasta diciembre y la compañía de Héctor Tapia como ayudante y Carlos Coppola como preparador físico, Almandoz asegura que viene "con una ilusión muy grande. Sé lo que jugamos, que Cobreloa es uno de los equipos más importantes del país y de Sudamérica".

Además, reconoció que se trata de "una revancha personal" por su época como jugador. "Estuve muy cerca de venir cuando estaba el maestro (José) Sulantay a jugar la Copa Libertadores. No se dio y me quedé con la espina", recordó.

Finalmente, asumió el desafío. "Vengo a un grande a trabajar y sacarlo de abajo, hay un gram plantel, alternativas y lo más importante es trabajar y convencerlos de que crean. Eso me da la seguridad de que vamos a sacar esto adelante, juntos", completó.

Cobreloa se enfrentará el próximo jueves 16 con Unión San Felipe, otro de los  comprometidos en la retaguardia de la categoría, en el que será el debut del nuevo estratega, que aborda a los Zorros en el penúltimo lugar, un solo punto por sobre el colista, San Luis.