Aunque esta semana se conoció la sentencia definitiva del Tribunal de Disciplina para el Caso Melipilla, que selló el descenso de los Potros a Primera B y la salvación de Huachipato, las horas han dado paso a una dura crítica sobre la forma en que se resolvió el asunto.

En ese sentido, Juan Cristóbal Guarello hizo un alto a sus vacaciones para condenar al conjunto siderúrgico y especialmente a su presidente, Victoriano Cerda, al que acusa de favorecerse de "un traje a la medida como pocas veces se había visto en el fútbol chileno".

El destacado comunicador califica el resultado del Tribunal como "un mamarracho" y señala que se armó "un tinglado" donde se le restaron puntos a Melipilla en lugar de la expulsión, y Huachipato se salva del descenso directo.

No sólo eso. Los de la usina además se enfrentarán por la promoción a un Deportes Copiapó sin técnico ni plantel, casi dos meses después de la fecha original de las finales. "Se salva por secretaría y con ello tapa la horrible gestión deportiva y, para mayor gloria, tiene que enfrentar a un equipo demolido sicológica, física y futbolísticamente", sentencia Guarello.

Pero el cierre tiene dedicatoria especial para el presidente Cerda, acusado por el periodista de convertir a Huachipato, "de ser una institución modelo por su seriedad y transparencia (...), en un equipo señalado por tramposo, aprovechador y ventajista. Incapaz de asumir un descenso como lo hizo en el pasado: con nobleza y dignidad".

Por eso el remate de Guarello es antológico y los hinchas de Huachipato sabrán ponderarlo en su mérito. "La oscura y viscosa mancha sobre el pasto de Las Higueras de Talcahuano no se borrará por décadas", concluye JC.