Una nueva polémica se deja caer en el fútbol chileno tras las palabras del propio presidente de la ANFP, Pablo Milad, quien aseguró en términos simples que el sistema del VAR tiene considerable margen de error.

Según dijo Milad a TVU, el sistema traza líneas verticales de forma automática, pero en la parte final del proceso todo depende del “pulso” para mover el mouse en la cabina.

"El VAR tiene muchas falencias tecnológicas, no es un aparato fidedigno en un cien por ciento en la apreciación de la gente. (…) Por ejemplo, la línea del offside se tira con un ratón (mouse), según el pulso del árbitro. El sistema viene con las líneas verticales, las que se ven de colores. Esas son las que vienen con el sistema. Pero no la línea que se traza. Tú ves una línea y dices 'no, esto no es offside”, fueron las declaraciones del timonel de Quilín.

En Radio Agricultura el primero en reaccionar fue Mauricio Pinilla: “¿él verá los partidos de las ligas Europeas, porque dice que eso pasa en todo el mundo?”, manifestó el ex delantero.

Por su parte, Patricio Yáñez consideró que “creo que se equivoca, no es que mienta, y sí hay un operador. Los árbitros no meten la mano”.

De ahí en más vino el turno de Cristián Caamaño, quien no escondió su preocupación y molestia. Tal como deja entrever el periodista, si el sistema tiene margen de error no tiene sentido.

“Los árbitros dicen el segundo, vamos al tanto y de ahí empiezan un cuadro más adelante o más atrás. Ahí sale el impacto del balón… pero esto pone en tela de juicio todo, porque al final. Entonces que no se haga más la línea del fuera de juego, porque todos estos offside milimétricos dependen de la observación y del árbitro”, sostuvo Caamaño.

El panelista de Agricultura agrega que “el otro día discutíamos la posición fuera de juego de Ronnie Fernández en la U, y a nosotros nos parecía que estaba fuera de juego… de VAR. Un huevo de la rodilla, la rótula, el hombro. Pero veíamos que la línea que se trazaba del fuera de juego, más cerca del jugador tenía una distancia con el área y otra mayor en el otro lado. Entonces explicaban que la imagen satelital, que es automática para determinar esto, generaba esa confusión. Pero eso no ponía en tela de juicio el fuera de juego”.

“Después de lo que dice Milad empiezo a dudar. ¿Qué información tiene Milad? ¿La que le dicen los árbitroso el operador? Porque los árbitros y los que operan el VAR dicen otra cosa. Me llama absolutamente la atención”, añade.

Cristián Caamaño sentencia que “Milad debió sacar un comunicado explicando esto, porque es peor guardar silencio. Se sigue generando más dudas al tema de los árbitros. Venimos del lío Castrilli y ahora esto del VAR. Necesito urgente un comunicado explicando que esto fue un lapsus o un error, aclarando que de verdad es automático, porque entonces todos empezamos a dudar”.