En medio de la pésima conformación de plantel a principios de año, Universidad de Chile y Diego López encontraron en Darío Osorio y Lucas Assadi dos luces en la oscuridad. Los canteranos azules han tomado lugar, un protagonismo y responsabilidades en base a sus grandes cualidades que ponen ambos como grandes promesas del fútbol nacional.

En conversación con Radio Agricultura, el DT Diego López abordó cómo ha sido ese preoceso que, más allá de comenzar de forma forzada, se ha mantenido por naturalidad.

“No ha sido fácil porque a veces es mejor mandar a jugar los jóvenes cuando las cosas van bien, pero he tenido experiencia de mandar jóvenes en momentos difíciles como este. Y lo hago porque los veo en los entrenamientos y hacen las cosas con naturalidad, no les pesa. Y cuando ves a jóvenes que se animan a hacer eso en un momento difícil los puedes mandar a la cancha” dijo el DT.

López agregó que “si nosotros veíamos a uno que no está o no se anima a mostrar su potencial es un indicador que no está listo, pero vemos que responden. No es lo ideal, pero cuando les ves esa calidad y las cosas que hacen… Assadi es un jugador que tiene sólo 18 años, tiene que crecer y aprender, pero lo miras y en la cancha parece que es un hombre. Es un niño, pero hace cosas de grande, te agarra la pelota, encara a dos o tres, si tiene que tirar al arco, pasarla a un compañero o no, lo hace. Tienen que seguir creciendo y mejorando”.

Consultado por la comparación entre ambos, el entrenador charrúa se mostró feliz por las cualidades de ambos y reconoce que ambos, de forma lógica, tienen cosas por mejorar. Osorio irrumpió antes, pero Assadi tiene el mismo potencial.

“Son dos jugadores que están en la misma posición, uno por derecha y otro por izquierda. Tienen  características distintas, Osorio tiene un paso de dos zancadas y llega a todos lodos. Assadi con la pelota tiene mucha velocidad, ves movimientos con el balón que no hace otro porque es muy potente y rápido”, expuso.

El DT añadió que Assadi “tiene que mejorar el tiro, levantar la cabeza y terminar mejor la jugada. Pero es un jugador que debe seguir creciendo, es muy chico. Más que parecerse a Aimar, lo veo un jugador distinto. Tiene mucha más potencia, fuerza y velocidad con la pelota. Cuando te hace un amague, cuando enfrenta a un rival… en el entrenamiento de hoy de nuevo hizo cosas fuera de lo común”.

Diego López sentenció que “por ejemplo hace bastante que juegan juntos (Yonathan) Andía y Osorio. Se asocian en el momento justo, a Lucas por ahí le falta un poco más, tiene para pasársela al lateral y no se la da cuando el otro hizo un esfuerzo enorme. Por ahí va la toma de decisiones, es un poco eso lo que tiene que mejorar, pero el otro día remato tres o cuatro veces al arco. Cuando se fue al medio buscó en profundidad Ronnie (Fernández). El uno contra uno lo tiene, pero sabe que tiene que mejorar, se está moviendo sin pelota, haciendo contramovimientos, está mejorando mucho”.