Antes de que Universidad Católica y Universidad de Chile se enfrenten por la ida de los cuartos de final de Copa Chile, la UC ya protagonizó la gran jugada del partido de cara a la vuelta, pero en sus oficinas. Un polémico perdonazo les permitirá jugar la revancha ante la U con sus hinchas presentes, y eso hizo explotar a Marco Sotomayor.

El periodista deportivo contestó el llamado de Paulo Flores y RedGol y se refirió a la tremenda polémica que generó el "perdón" del Tribunal de Disciplina de la ANFP, que dictó orden de no innovar tras apelación del elenco precordillerano al castigo de dos partidos sin público por los vergonzosos hechos en el adiós a San Carlos de Apoquindo ante Audax Italiano, y no se guardó nada.

Sotomayor fue consultado por una palabra que, para él, englobe toda esta situación, y se lanza con todo. "Hipocresía. A mí me da vergüenza la hipocresía de Cruzados, te lo prometo", lanza de entrada para después enviar una dura recomendación.

"Lo que tendrían que haber hecho es aceptar calladitos el castigo y no haber apelado, y si van a perder plata producto de esto tienen que asumir la situación internamente", añade.

Por eso, deja en claro que espera que toda esta situación "sea un revulsivo para que la barra de la Católica, y las barras en general, terminen con esas actitudes". Eso sí, le cargó la mano a la UC y siguió con todo.

El panelista de Círculo Central resalta que "hay una inconsecuencia tan espantosa. El discurso público de los dirigentes, todos, pontifican y rasgan vestiduras con el tema de la violencia en los estadios, y cuando tienen que asumir los costos de barras que no están ni han sido limpiadas ni depuradas en sus bases, que mantienen a delincuentes como líderes, lo que hacen los dirigentes del fútbol es defenderlos".

"Esta apelación que va a hacer la Católica es una defensa, yo sé que es un tema económico porque la UC no quiere perder la localía ni jugar sin público ante Universidad de Chile porque es una recaudación importante, pero acá hay un principio superior", complementa Marco Sotomayor.

Tras eso, apunta que "la Católica tendría que haber no solamente agachado la cabeza y haber permanecido en silencio con el público, sino que tendría que haber entregado públicamente una condena realmente absoluta a algo que pasó todo el año en San Carlos de Apoquindo".

"Aquí no estamos hablando del tema con Audax Italiano, estamos hablando de que todo el año los hinchas barra brava dejaron la escoba en el estadio. Tiraron piedras a los jugadores de La Serena, agredieron a hinchas de Colo Colo, le tiraron una bengala a un niño que venía con la barra de Flamengo y terminan invadiendo la cancha suspendiendo un partido", concluyó Sotomayor.