Universidad Católica pasa por el mejor momento de la temporada, porque es una verdadera máquina de ganar, todo después de la partida del entrenador uruguayo Gustavo Poyet.

Con el ex volante de Chelsea como estratega la irregularidad era lo que resumía la campaña de los campeones, porque sufrían en el torneo local, sobre todo jugando partidos en calidad de visitante.

De hecho, el último encuentro del charrúa con la UC fue como forastero, cuando Palestino, uno de los equipos que lucha por no descender, venció por un claro 3-0 en La Cisterna.

Tras ello, Cristián Paulucci asumió como interino, pero debidos a los buenos resultado con el calvo DT a la cabeza, lo dejaron como técnico oficial hasta el final de la temporada.

Los números de Católica con el transandino en la cabina técnica son sencillamente perfectos, porque jugó cinco compromisos y los ganó todos, lo que tiene al equipo a dos puntos del líder Colo Colo.

Tras la salida de Poyet los cruzados vencieron a Audax Italiano (3-1), Curicó Unido (4-2), Deportes Melipilla (4-0), Unión La Calera (2-0) y ahora a Unión Española (2-1).

El próximo desafío de los campeones es contra Cobresal, en la siempre difícil altitud de El Salvador, donde van por su sexta victoria en línea.