A los 40 minutos del duelo entre Universidad Católica y Everton en San Carlos de Apoquindo, el árbitro Héctor Jona cobró penal para la UC, con el marcador empatado 1-1 gracias a los goles de Matías Leiva y Gonzalo Tapia.

Tras comunicarse con el VAR, el réferi decidió acudir al monitor para ver nuevamente la acción y decidió anular el cobro ante la molestia de los jugadores cruzados.

Dentro del área, Cristian Suárez se barrió y Gonzalo Tapia se fue al césped. Las imágenes no logran revelar cien por ciento un contacto abajo, pero sí lo hubo fue leve. Héctor Jona consideró que más que falta, el delantero de Universidad Católica magnificó la jugada pero no le mostró tarjeta amarilla.

Pitado el descanso, la Católica tiene 45 minutos para no dejar puntos en el camino en la punta de la tabla, mientras Everton tiene la opción de meterse en cupos de Copa Sudamericana y evitar una posible caída a la parte baja del Torneo Nacional 2020.

LA POLÉMICA