La dura derrota de Chile contra Venezuela tuvo un villano: Marcelino Núñez. El volante del Norwich se hizo expulsar cuando mejor jugaba la Roja, lo que terminó siendo un golpe de nocáut para los dirigidos por Eduardo Berizzo.

Jorge Garcés, ex entrenador del combinado nacional en las eliminatorias al Mundial 2022, analizó con Redgol esta tontera del formado en Universidad Católica.

“Hay muchos jugadores que tienen que adquirir experiencia, jugar más.,Por ejemplo esperemos que el chico Núñez se haga cargo de su inocente actitud, por no llamarla de otra manera”, comenzó señalando.

El popular Peineta agregó que “la verdad es que yo soy poco amigo de criticar a los chicos individualmente, por respeto a ellos y no me corresponde. Lo hago internamente en el camarín cuando los dirijo. Pero sí, cometió un grave error y él lo debe saber y lo debe estar pensando”.

“Lleva 4 ó 5 años jugando profesionalmente a buen nivel, me imagino que en cadetes ya le habrán dicho que no se puede tocar a un árbitro, menos apuntarlo con el dedo en tres ocasiones en el pecho. Es imposible. Cuando hizo eso yo dije, lo van a echar”, confesó Garcés con su sabiduría habitual.

El infierno de Maturín

Garcés analizó además lo que fue el partido. “Los primeros 15 minutos del partido llegamos quizás como a ilusionarnos un poco por el dominio de Chile, porque nos instalamos en campo de Venezuela. Pero previo al partido yo más o menos lo anunciaba: dije que no iba a ser un infierno solo climático, podía ser un infierno futbolístico y así fue”.

Agregó que “Venezuela se adueñó del partido en todo, en todas las líneas, fueron contundentes, manejaron muy bien el balón, manejaron el partido, se instalaron donde quisieron estar y luego con la expulsión dije ‘ahora agarrémonos'”.

Esto fue letal. “Venezuela contragolpea muy bien porque tiene jugadores muy rápidos y vaya que fue complicado. El resultado del 3 a 0 yo creo que refleja absolutamente lo que pasó en el encuentro, pudo ser incluso más abultado”, manifiesta Garcés.

Respaldo total a Berizzo

Ahora Eduardo Berizzo queda en mal pie, pero Jorge Garcés no cree que la solución sea la salida del trasandino de la banca. “La gente que pide la cabeza de Berizzo… a mí la verdad es que no me parece”, fue contundente.

Esto debido a que “hacer jugar a estos chicos como jugaban hace ocho años me parece imposible y muchos de ellos ya no están. Pedirles a los chicos jóvenes que vienen entrando, que vienen jugando, que reemplacen ya en este minuto a los que se están yendo de esa manera, es muy difícil”.

¿Cuáles son los próximos compromisos de la Roja?

La Roja vuelve a jugar en noviembre, donde el 16 enfrentará a Paraguay en el estadio Monumental, mientras que el 21 enfrentará a Ecuador, en Quito.