La selección chilena dirigida por Eduardo Berizzo enfrentó su segundo amistoso en su gira por Asia en su debut en la Copa Kirín de Japón ante Túnez y con un ojo puesto en Zúrich, donde en la sede de la FIFA comenzaba, a esa hora, la reunión que empezaría a dar un fin al caso de Byron Castillo y la opción de la Roja de ir o no al Mundial de Qatar 2022. Todo esto tras perder ante Corea del Sur donde el nuevo DT de la Roja probó algunas fórmulas, algo en lo que insistió en este cotejo

Claro, porque desde el arranque Berrizo dispuso un 4-3-3 con Zacarías López; Jeyson Rojas, Francisco SierraltaPaulo Díaz y Eugenio Mena; Pablo Galdames, Gary Medel y Felipe Méndez; Joaquín Montecinos, Ronnie Fernández y Ben Brereton Díaz que comenzó con una correcta presión, algunas ideas por las bandas pero también mostró fragilidad ante las subidas de los laterales de un Túnez que pegó bastante. 

A los 36’ se dio la más clara para Chile, cuando pasó Eugenio Mena tras una lucida pared con Ben Brereton Díaz, devolvió el Keno para el del Blackburn Rovers, éste definió, se encontró con la tapada del portero Aymen Dahmen y Joaquín Montecinos la tiró inexplicablemente afuera, dado que le quedó muy encima. 

Y gol que no se hace en un arco, se hace en otro: casi en la siguiente, pasaron los dos laterales de Túnez, sacó el centro el buen Mohamed Drager y en el otro palo apareció solo Ali Abdi para poner la apertura de la cuenta con la que se fueron al descanso. 

Chile batalló ante Túnez pero se fue en desventaja al entretiempo. | Foto: Getty Images

Chile muestra poco y debe ir por el tercer lugar

En el segundo tiempo, se le perdió la pelota a Chile y Zacarías López tuvo un tapadón ante un remate de Seifeddine Jaziri, mientras que la más peligrosa de la Roja se dio tras una buena pasada de Eugenio Mena que encontró a Ronnie Fernández solo para impactar de cabeza, pero desvió. 

A los 84’, avisaba Túnez con un gol anulado por offside a Issam Jebali, pero el mismo calvo delantero facturaría cuatro minutos más tarde tras una mala salida de Chile, donde se la robaron a Darío Osorio y Drager, el mejor de la cancha, pasó con todo entre Paulo Díaz y Diego Valencia para cederla al hombre del Odense BK de Dinamarca. 

Chile pudo poner algo de decoro en el marcador, pero no le salió nada: el árbitro cobró un penal en los descuentos que Diego Valencia no pateó bien y permitió el lucimiento de Aymen Dahmen. Tampoco pudo Pablo Galdames en la insistencia. 

Amargo partido para Chile que, considerando las Eliminatorias, ya lleva cuatro derrotas de manera consecutiva. Ahora debe jugar por el tercer lugar el martes en idéntico horario al de esta jornada.