Nicolás Jarry (166° ATP) perdió este pasado viernes ante el argentino Tomás Martin Etcheverry (129°) por los cuartos de final del Challenger de Campinas en Brasil, pero el tenista chileno sigue con buen ritmo su camino de regreso a lo más alto del tenis mundial, esto  tras su regreso a las canchas por la suspensión de 11 meses luego de arrojar dóping positivo.

En Brasil, Jarry compartió cómo ha afrontado el desafío de recuperar su lugar en el tenis mundial, entrevista recogida por GloboEsporte.

“Estoy muy feliz por el proceso por el que estoy pasando. He estado buscando esa tranquilidad en la cancha, de saber lo que tengo que hacer, de controlar mi cabeza lo más posible y estar bien concentrado en mi trabajo”, dijo Jarry.

El medio brasileño destaca y recuerda que al momento de la sanción, Jarry ocupaba el puesto 78° de la ATP tras haber estado 38° del mundo. 11 meses después debió partir desde cero sin puntos ni lugar en el ránking.

“Fue el momento más difícil de mi vida. Fue complicado porque he jugado al tenis toda la vida y tener todo tu trabajo desde los 15 años parado por completo para empezar de nuevo es muy difícil mentalmente. Tuve la suerte de contar con el apoyo de mi prometida y de toda mi familia”, agregó el chileno.

Jarry complementó que “también tengo buenos amigos del colegio y del tenis que me apoyaron y siempre creyeron en mí. Esto ayudó mucho. He trabajado con psicólogos y psiquiatras y sigo trabajando porque no puedes pasar por algo como esto por tu cuenta, tienes que buscar ayuda. Fue difícil, pero ya pasó”.

Por último, Nicolás Jarry sentenció que “mis metas siguen siendo las mismas que cuando comencé el año, que es encontrarme en mí mismo, jugar al tenis, trabajar duro todos los días sin importar mis emociones y fatiga. Darlo todo, ser positivo y estar seguro de que el trabajo tiene su recompensa. Hago lo que me gusta y los resultados son resultados, no control. Si son buenos, está bien, si no, sigo trabajando”.