La kickboxer chilena, Macarena Orellana, se clasificó al Mundial de Egipto en la categoría 54 kilos de la modalidad low kick, pero lamentablemente no tiene dinero para viajar.

A través de las redes sociales pidió ayuda económica: "Quiero ir al Mundial y debo pagarme todo sola. Las dos veces anteriores no he podido ir por no tener recursos. ¿Me ayudas con una luquita o con un RT?".

El empresario Andrónico Luksic le respondió un tuit y le ofreció dinero: "Maca, cuente con mi apoyo para ir al Mundial. Esta vez debe poder lograrlo y llegar a Egipto a representar a Chile con todo el corazón. Nos pondremos en contacto con ud. Mucho éxito".

Pero la kickboxer rechazó categóricamente la ayuda y le envió un largo mensaje en el que explica sus razones y cuestiona la forma en que el empresario ganó su fortuna.

"He pensado harto en como responder. Por un lado, siento que ese dinero, que claramente a ti te debe sobrar, es básicamente una deuda con toda la gente de esfuerzo que ha vivido empobrecida y entregando su trabajo y vida para que personas como tú puedan llenarse los bolsillos, con la miseria de la gente y la destrucción de los territorios", comenzó.

"Básicamente, ese dinero nos pertenece a todas las personas que habitamos este territorio, aun así, no lo aceptaría jamás. Primero Andrónico, no confío en tu filantropía, si quisieras ayudarme y tu deseo fuera de buena voluntad, habrías depositado en la cuenta que se hizo pública. Sin embargo, intentas utilizar mi necesidad económica para limpiar tu imagen (la de alguien que ha destruido el ecosistema de este territorio y con ello precarizado la vida de miles de personas) y, por otro lado, me pregunto ¿cuánto dinero ahorras en impuestos por la Ley de donaciones ofreciendo algo así? Me imagino que los millones que yo necesito no son nada para ti, incluso podrías financiar a la selección completa y sería ¿cuánto? ¿el dinero que recaudas en un día?", continuó.

Luego, afirmó: "Mientras la gente como yo ni siquiera logra dimensionar esa cantidad de ceros. Prefiero recibir de a cien pesos de gente honesta, que creen en mi trabajo, en mi activismo, en mi vida deportiva y docente, que ponen el cuerpo como yo todos los días para darle cara a este sistema capitalista brutal que destruye los territorios y la vida de las personas".

"Prefiero el dinero honesto de la gente de esfuerzo, aunque me demore meses en conseguirlo o incluso aunque no lo logre, porque la gente como yo siempre ha recurrido a sus redes y en los territorios precarizados sobra el apañe y la solidaridad. Prefiero dormir y actuar desde una ética que no pone el dinero en el centro, sino que pone los cuidados, el amor, el respeto por la naturaleza, por las personas, una ética de acciones busca hacerle honor a la vida de Macarena Valdés, de Bau, de las personas disidentes, de todas las personas asesinadas en la revuelta de octubre, mutiladas o presas, de las personas que viven en resistencia en el territorio del Wallmpau, enfrentando a forestales, mineras y terratenientes.. Por todo eso y más, te digo que NO", finalizó.