Desde que se supo que Rafael Nadal (2°) vendría a Chile por tercera vez para jugar la Copa Museo de la Moda ante Alejandro Tabilo (86°), el propio Jano dejó en claro que estaba próximo a cumplir uno de los grandes sueños de su vida. ¿Cuántos tenistas habrán tenido la chance de enfrentar a su máximo ídolo? Solo una extensa investigación nos podría entregar ese dato, pero lo cierto es que más allá de eso el chileno nacido en Canadá a partir de ahora integra ese listado.

San Carlos de Apoquindo es un lugar especial para Ale, ya que ahí se metió por primera vez en su carrera en el top 100 del Ránking ATP, y ahora lo será aún más ya que enfrentó a su referente. Y a pesar de que cayó por 7-6 y 6-3 nada ni nadie le quita la felicidad por haber enfrentado al ganador de 22 Grand Slams en nuestro país. Y ahora va al 2023 con su bendición.

"Es un gran jugador y tiene una proyección muy buena"

Una vez se concretó la victoria del manacorí ante el nacido en Toronto, todas las miradas se fueron hacia el español y la premicación donde el histórico Fernando González le entregó el trofeo junto a Jorge Yarur. Eso sí, al otro lado de la cancha estaba Tabilo sentado mirando el piso, intentando asimilar lo que acababa de vivir, cuando la voz de Rafa se tomó el estadio y la atención de los más de 12 mil asistentes para elogiar a su digno rival.

"Fue un partido difícil, en el primer set cualquier cosa podría haber pasado y en el segundo también, al final aquí las condiciones son rápidas", lanzó de entrada el legendario tenista de 36 años, para después darle grandes elogios al hincha de Everton de Viña del Mar.

Resalta que "él es un gran jugador que está teniendo una proyección muy muy buena y lo único que puedo hacer es desearle todo lo mejor para el año próximo".

"Sé que en este año ha tenido una segunda mitad complicada por las lesiones, sé lo duro que es eso, y le deseo que esté sano y al cien por cien para que el año que viene tenga un gran año", concluyó Rafa Nadal para ganarse una última lluvia de aplausos del público chileno que lo llenó de amor en las 48 horas que estuvo en nuestro país.

"Solo puedo dar mil gracias a todo el mundo por hacer que este día sea inolvidable, tanto a la gente que ha estado apoyando desde acá como la gente en casa viendo por televisión, hacen que me lleve de Chile una vez más un recuerdo para siempre. Muchísimas gracias, a todos los que han hecho posible el evento", cerró Nadal.