La Supercopa entregó un primer tiempo en que Colo Colo venció con mucha claridad por 2-0 a Huachipato. Un gol de cabeza de Carlos Palacios y otro de penal de Arturo Vidal le dieron la ventaja al Cacique sobre el actual campeón del fútbol chileno.

Pero ese rendimiento que ofreció el equipo de Jorge Almirón quedó olvidado rápidamente. De hecho, en el descanso se dieron diversos desórdenes en el sector norte del Estadio Nacional. Por eso mismo, el duelo entre albos y acereros quedó interrumpido.

Desde los altoparlantes del recinto llegaron varias advertencias. “Atención al público de la galería norte: el partido no se va a reanudar mientras los hinchas no salgan de la pista atlética”, se escuchó. Fueron al menos unos siete avisos para amainar los incidentes. Aludieron al respeto con su club.

“La educación cívica de nuestro país tiene el pleito interrumpido. Se arrojó gas que se percibe en el recinto”, afirmó Aldo Schiappacasse, quien describió un panorama muy desagradable para los asistentes al reducto ñuñoíno. Algo que refrendó uno de los periodistas de cancha de TNT Sports.

Jorge Cubillos fue quien narró aquel escenario. “Hay ráfagas de viento que hacen un poco irrespirable el aire acá”, afirmó el reportero. Pero costó varios minutos que los desadaptados se reubicaran en las tribunas. A pesar de que la realización del segundo tiempo no estaba zanjada, Colo Colo saltó al campo de juego para reanudar la acción.

“Huachipato también se viene a la cancha”, acotó Marcelo Díaz, quien cubrió al cuadro de la usina en la transmisión. “Me preocupa que va a llegar la noche y ahí se hace un poquito más difícil controlar los problemas dentro y fuera del estadio”, manifestó Claudio Borghi ante la demora que significaron los desmanes.

Se reanuda la Supercopa tras los incidentes, pero se suspende: Colo Colo vence 2-0 a Huachipato

A pesar de todo, la Supercopa se reanudó: Colo Colo y Huachipato reiniciaron el duelo tras un descanso que se extendió más de lo esperado. Varios desórdenes en el sector norte del Estadio Nacional generaron que esa zona quedara bajo custodia policial.

También hubo que reubicar a muchísimos reporteros gráficos que tomaban fotografías del encuentro. Todo eso ocurría mientras Javier Sanguinetti realizaba una sustitución en el Campeón del Sur: Sebastián Sáez reemplazó al lesionado venezolano Brayan Palmezano.

Los desmanes cesaron, aunque costó mucho y una vez más hubo que pedirles por favor a quienes los realizaron para poder seguir con el partido. Pero al menos se logró el objetivo de iniciar la segunda parte, pero no el de dejar el fútbol chileno libre de un asterisco en el primer partido oficial de 2024.

“La mala noticia es que hay muchos hinchas en la pista de recortán o en la reja mirando el partido. La buena noticia es que están sólo mirando el partido así que esto puede seguir”, describió Aldo Schiappacasse. En los 78′ del encuentro, llegó otro aviso. Uno que parecía ser el último de la tarde. El partido tuvo un momento de rehidratación obligado, pues todo se interrumpió.

Y con un final triste, pues el partido se dio oficialmente por suspendido. Hubo llamas en el estadio, algo que fue controlado por personal de Bomberos, que llegaron en cuatro carros. Pese a sus intentos, Arturo Vidal fracasó en convencer a Yamal Rahab, el Gerente de Ligas Profesionales de la ANFP. ¡Otra vez la burra al trigo!

Así fueron los desmanes que tardaron el reinicio de la Supercopa

Los desmanes sobre el final que provocaron la suspensión de la Supercopa

¡Sigue el grupo de WhatsApp de Redgol y encuéntranos también en Google News!