España es un mar de lágrimas luego de ser eliminada ante Marruecos en lanzamientos penales, en el Mundial de Qatar. Uno que se vio muy dolido fue el delantero del Barcelona Ferran Torres, quien la agarró contra el árbitro del partido, el argentino Fernando Rapallini.

"¿El arbitraje? A ratos hemos jugado contra 12", se quejó en caliente el hispano, aunque el juez trasandino estuvo lejos de ser preponderante en el resultado del juego.

Luego respondió cuando la prensa le dijo que le faltó instinto asesino a una España de mucha posesión, pero poca profundidad. "Que no hemos tenido colmillo lo dicen ustedes, nosotros hemos estado a la altura y el fútbol ha sido injusto una vez más".

Agregó que "es un cúmulo de frustraciones: dolidos, frustrados. Pero bueno, esto no acaba aquí. Somos una selección muy joven y seguro que de esto vamos a aprender. Hemos competido muy bien en todos los partidos independientemente de los resultados. Seguro que de esta salimos más fuertes".

Agregó además que "los penaltis son una lotería" y que "estamos a muerte con el míster", pidiendo la continuidad de Luis Enrique en la banca del seleccionado. "Si de mí dependiera, lo ataría aquí de por vida. Es el  idóneo, pero veremos qué pasa".

Torres sucumbió ante la marca de los africanos (Getty)

Torres sucumbió ante la marca de los africanos (Getty)

España ahora se enfocará en ganar la Liga de las Naciones, torneo que tendrá su cuadrangular final durante el 2023 en fecha a definir. La Furia Roja jugará antes Países Bajos, Croacia e Italia en tierra neerlandesa entre el 14 y 18 de junio.