El Barcelona cerró su gran temporada a nivel local y alcanzó el título de La Liga este domingo, tras un cómodo triunfo de visitante ante su clásico rival regional, el Espanyol. Un 4-2 que le permitió al equipo de Xavi alcanzar los 14 puntos de ventaja con 12 en juego.

Un título que llega en un momento particular para el club. Sumido en una crisis económica y con la necesidad de recortar la plantilla para poder tener, al menos, la esperanza de poder hacer retornar a Lionel Messi al club para la próxima temporada, en la que buscarán mejorar su actuación en Champions League.

Por lo mismo, el título lo celebraron con todo en el plantel blaugrana. Tanto los jugadores como el cuerpo técnico festejaron en camarines, debido a que debieron esconderse tras la invasión de campo de los hinchas de Espanyol, que querían agredirlos.

A esa celebración en el camarín también llegó Joan Laporta, presidente del Barcelona, que festejó como uno más con los jugadores. Esto, pese a que se sabe que el dirigente deberá cortar buena parte de la plantilla para la próxima temporada debido a la crisis económica.

Y este lunes se produjo la celebración masiva en las calles de Barcelona, donde cientos de miles de personas se hicieron presente para ver pasar el bus con los jugadores, en una fiesta que fue calificada como “histórica” por parte de los medios partidistas del Barca, como Diario Sport.