Un representante de Sudamérica iba a meterse sí o sí en la final del Torneo Maurice Revello, anteriormente conocido como el Esperanzas de Toulon, pues el jueves se citaron Venezuela que para este torneo citó a su categoría sub-21 contra Colombia, que fue con su sub-20 a la competición.

El duelo entre países vecinos siempre suele ser caliente y en esta ocasión estuvo bastante reñido tras los 90 minutos finalizando con empate 0-0, por lo que el pase al compromiso definitivo se iba a definir desde la tanda de penales que comenzó siendo bastante favorable para los cafetaleros.

La Vinotinto comenzó errando su primer tiro, hecho por el capitán Daniel Pérez, quien no pudo ante la reacción del guardameta de los tricolores que iban encaminándose al triunfo y pues no habían fallado, siendo uno de ellos Edier Ocampo quien marcó con un bonito disparo a todo el ángulo.

Sin embargo, antes de rematar tomó una carrera bastante rara para luego celebrar con un baile que recordó a los hechos por su compatriota Yerry Mina pero a partir de ahí todo se derrumbó para Colombia que no pudo convertir dos penales para ganar, lo que le terminó dando el triunfo a sus rivales.

Tras el triunfo vinotinto, su portero Samuel Rodríguez incluso le mandó un recado en la celebración diciéndole "baila ahora, hijo de p...". Ahora Venezuela está dentro de la final en la cual enfrentará a Francia que derrotó a México, buscando una participación aún más histórica en el torneo.