Cristiano Ronaldo no brilla sólo por sus atributos futbolísticos. El delantero portugués del Manchester United ha creado una millonaria industria en torno a su figura y en ella todo luce perfecto, desde sus abdominales hasta su sonrisa, pasando por sus autos, su casa y cada paseo en yate con su familia.

Pero eso no quiere decir que el hombre no pueda tener gustos más rústicos, como queda en evidencia después del testimonio de una de sus ex parejas más célebres, la actriz inglesa Gemma Atkinson, que anduvo hace 15 años con CR7, cuando el Bicho emergía con autoridad desde Old Trafford.

La británica es una de las actrices de teleseries más reconocidas y populares de la televisión local, gracias a su participación en la soap opera Hollyoaks como colegiala rebelde. Pero el joven Cristiano sacaba todo el barrio y planificó una cita más humilde que pan con aceite y sal: se autoinvitó a la casa de la Gemma.

La estrella de TV y hoy modelo habló por primera vez del tema. "Fuimos a mi casa, tomamos tazas de té y vinos Only Fools and Horses", reveló. Se trata de una legendaria comedia que se popularizó a fines del siglo pasado en Inglaterra y cuenta la historia de dos hermanos que venden artículos en el mercado negro y por las noches van a un pub.

No muchos le creyeron a Gemma. "¡En serio!", respondió. "No sé si todavia le gustará ese programa, pero parecia disfrutarlo", recordó la figura televisiva, que tras Cristiano fue pareja de Marcus Bent, ex Brentford y Everton, de un karateca que ganó un concurso de talentos y ahora se casará con el bailarín español Gorka Márquez, con quien tuvo una hija en 2019.

Hay un dato más. Atkinson reconoce que todos estos recuerdos los dejó en su disco duro y nunca habló, pese a las atractivas proposiciones que le hicieron. "Cuando nos separamos, me ofrecieron mucho dinero para hablar de Cristiano, pero yo no quería eso", completó la actriz británica.