Los octavos de final de la Eurocopa 2020 habían entregado partidazos y en su última jornada no defraudó. Este martes Ucrania logró una verdadera hazaña clasificando a cuartos con un agónico gol en el tiempo extra ante Suecia, imponiéndose por 1-2.

En un partido muy duro para los dos elencos, fueron los ucranianos los que lograron llevarse el triunfo. Uno que, pese a las lesiones y el fuerte cuerpo a cuerpo en los 120’ minutos, sacaron con grandeza para transformarse en el rival de Inglaterra en la próxima ronda.

Golpes de ida y vuelta

Con todo el resto del cuadro de los cuartos de final ya definido, ambas escuadras querían sumarse al grupo de los ocho mejores. Y así lo dejaron claro en la cancha, donde animaron un tremendo partido de ida y vuelta que hizo vibrar a los hinchas presentes en el Hampden Park de de Glasgow, Escocia.

Ante todo pronóstico, fue Ucrania el que se puso adelante en el marcador, instalando la sorpresa en los 27’ de juego. Una encarada por la banda derecha terminó en un centro que encontró libre a Oleksandr Zinchenko por la izquierda. Desde ahí el hombre del Manchester City no perdonó y sacó un zapatazo para batir a Olsen y poner el 0-1. Aunque la alegría no duraría mucho.

El gol del rival hizo reaccionar a Suecia, que poco a poco se fue acercando con más peligro hasta que consiguió emparejar las acciones. En el minuto 43’, Emil Forsberg, una de las figuras de la jornada, metió un potente remate a distancia y, gracias a un desvío en Sydorchuk, decretó el 1-1 de la ilusión para el complemento.

Forsberg deja todo, pero no alcanza

La segunda mitad fue en gran parte a favor de los suecos, que se volcaron al arco de Ucrania en busca de la ventaja en el marcador. Sin embargo, el planteamiento de los pupilos de Andriy Shevchenko les hizo imposible conseguirlo.

Forsberg y una jornada memorable parecían ser la salvación, pero no hubo forma. Dos tiros al palo, dos pases claves y uno que otro intento más pudieron poner adelante a Suecia, que terminó resignado todo y obligó al tiempo extra, donde las cosas dieron un giro en el inicio.

Expulsión y gloria

El partido se fue al alargue y entró en un terreno donde cualquiera pudo llevarse el triunfo. Los suecos atacaban con mayor claridad, pero los ucranianos hacían lo propio con tal de llevarse el triunfo. Y fue en una disputa de balón que las cosas cambiaron: en el minuto 99’ Marcus Danielson vio la tarjeta roja tras un fuerte planchazo a Besyedin. De ahí en más, se volcaron al arco rival para lograr la tarea.

La situación le abrió los espacios a los dirigidos por Shevchenko, que pese a los esfuerzos no daban con el gol. Sin embargo, cuando todo estaba listo para los penales y se jugaban los descuentos, Artem Dovbyk metió un cabezazo letal, sentenció el 1-2 y selló la clasificación.

Ucrania consigue meterse en los cuartos de final de la Eurocopa 2020 con una hazaña memorable ante un elenco de Suecia que, pese a todo, dio pelea como los grandes.