El Estadio Ramón Sánchez Pizjuán fue testigo de una ajustada victoria de Sevilla por 1-0 sobre Eibar, ex club de Fabián Orellana, que le significó cortar la racha de cuatro empates seguidos y afianzarse en puestos de clasificación a la próxima edición de la UEFA Champions League.

El único gol del partido llegó en la etapa de complemento, porque fue obra de delantero argentino Lucas Ocampos (56’), quien aprovechó una buena asistencia del español Jesús Navas.

Con esta victoria, Sevilla aprovecha la derrota de Villarreal a manos de Barcelona, que era su más cercano perseguidor con 54 unidades, se afianza en la cuarta posición con 60 puntos y queda a dos de Atlético de Madrid.

Su próximo encuentro será ante Athletic Club, partido importante para las aspiraciones del club sevillista si quiere seguir en puestos de clasificación a la próxima Liga de Campeones.

Por su parte, Eibar se quedó con 35 puntos y está a seis unidades del último equipo que baja a segunda división, Mallorca.