En mayo de este año Gianni Infantino, presidente de la FIFA, informó que se aprobó un estudio para establecer si es posible realizar el Mundial de fútbol cada dos años.

“Es una manera de promocionar el fútbol. Hay que estudiar qué podemos hacer para estimular el fútbol. Debemos tener la mente abierta. Sabemos lo que representa la Copa del Mundo”, decía en ese momento.

Esta última semana, Arsene Wenger, director de desarrollo de la FIFA, ha reiterado la intención de un mundial bienal después de la Copa del Mundo de 2026.

Las Ligas Europeas reaccionaron rápidamente y este jueves tras una reunión del Consejo de Directores en Nyon, comunicaron que se oponen firmemente a este proyecto.

"Las Ligas trabajarán junto al resto de partes interesadas para evitar que los órganos de gobierno del fútbol tomen decisiones unilaterales que perjudiquen al fútbol nacional, que es la base de nuestra industria y de suma importancia para los clubes, los jugadores y los aficionados de toda Europa y del mundo", señalan.

Luego, afirman: "Las nuevas competiciones, las competiciones renovadas o las ampliadas para el fútbol de clubes y de selecciones nacionales, tanto a nivel continental como a nivel mundial, no son las soluciones a los problemas actuales de nuestro juego en un calendario ya congestionado".

"El calendario requiere definitivamente el acuerdo de todas las partes interesadas, y sólo puede ser el resultado de un sutil equilibrio entre el fútbol de clubes y de selecciones nacionales y entre el fútbol de clubes nacional e internacional", añaden.

El Consejo de directores lo componen Javier Tebas (LaLiga), Matheu Moreuil (Premier League), Angsar Schwenken (Bundesliga), Luigi Di Siervo (Serie A), Pedro Proença (Liga de Portugal), Julien Taieb (LFP Francesa), Sergey Pryadkin (Liga Rusa), Claudius Schäfer (Liga Suiza), (Liga Sueca) (Liga Danesa) (Liga Rumana), Marcin Animucki (Liga Polaca), John Nagle (Liga Inglesa).