Las historias del "clásico del Pacífico" siempre dejan algo. Por lo mismo, en la previa del duelo entre Perú y Chile por las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022, la prensa peruana recuerda la historia de José "Cholo" Balbuena, "el único peruano que se nacionalizó chileno, fue adorado en ese país", según el relato de El Comercio.

“Mi papá recordaba cada día la patria donde nació y que lo vio crecer hasta sus 21 años, cuando emigró aquí para nacionalizarse”, cuenta Verónica Balbuena, la segunda hija del matrimonio Balbuena Martínez, que conversa con el citado medio, desde Tocopilla.

Nacido el 13 de febrero de 1918, en Lima, donde en un viaje en barco rumbo a Chile cuentan que se enamoró, para luego tomar la decisión de quedarse en el país para hacer familia, donde luego se nacionalizó y fue idolatrado por los hinchas de la Universidad de Chile, donde jugó 11 temporadas.

Su nacionalización fue de negación para uno de sus hermanos aunque los demás estuvieron de acuerdo, igual que sus padres. Mi papá siempre fue peruano y chileno. Le decían Cholo por lo primero, pero siempre con auténtico respeto. por ser un caballero”, detalla su hija.

Fue el 11 de diciembre de 1947 que Balbuena jugó su único partido por la selección chilena. Fue en un campeonato Sudamericano en Ecuador, donde en Guayaquil la Roja vencería a los dueños de casa por 3-0, jugando todo el encuentro, algo que no hizo dudar en ningún momento que había sido una buena elección su nacionalización para el país.

“Balbuena, ambientado en nuestras costumbres, labora en nuestro país y desea formar su hogar bajo este cielo que le fue grato. El aficionado al deporte, sentimental y querendón con sus ídolos preferidos, está satisfecho de Balbuena. La hinchada de su club, Universidad de Chile, una de las más numerosas del deporte nuestro, ha de sentir mejor aún el halago del gesto de Balbuena”, detallan en la revista Estadio.

 

 

La foto en el camarín

 

De los reportes de la revista Estadio, la publicación de El Comercio se encargó de detallar una imagen donde se ve a Balbuena rodeado de los jugadores nacionales, justo en ese torneo de 1947, en Ecuador.

El descubridor de la imagen fue Eduardo Hormazábal, donde detallan que "encontró una fotografía perdida en el Museo de la Memoria". 

"En un descanso del Sudamericano de Ecuador en 1947, a Lolo Fernández, el ídolo de Universitario, rodeado de futbolistas de la selección mapochina. Rodeado, porque los seis no lo podían abrazar a la vez. No se puede preguntarles nada ahora, solo describir lo que la imagen proyecta. Los seis jugadores chilenos miran a Cañonero con la atención de quien acaba de ver la aparición de la virgen", detalla la edición, donde se aprecia a Sergio Livingstone como uno de los protagonistas.